Miércoles 22 de mayo | Mar del Plata
12/06/2023

La Feria Social Mitre, con ordenanza: “Después de un año, es una alegría terrible”

Tras aprobarse la normativa que regula su actividad, las y los feriantes adecúan los puestos según lo pactado con la Secretaría de Cultura.

La Feria Social Mitre, con ordenanza: “Después de un año, es una alegría terrible”
(Fotos: archivo / Qué digital)

En abril de 2022 comenzó un largo proceso de lucha que, un poco más de un año después, dio resultados con la aprobación de la ordenanza que regula la actividad de la Feria Social Mitre, que ahora pasó a depender de la Secretaría de Cultura a cargo de Carlos Balmaceda. “Después de un año que venimos con esto, es una alegría terrible“, sintetizó Aldo, referente del espacio, en relación a las fuentes de trabajo familiares y la incertidumbre existente ante la falta de una normativa. Las repercusiones y cómo adecúan los puestos de cara a las vacaciones de invierno.

Fue en abril de 2022 cuando artesanos, artesanas y manualistas nucleados en la Feria Social Mitre ubicada en la Plaza San Martín comenzaron a denunciar la falta de intención del oficialismo de renovar la normativa que año tras año desde 2013 (aunque está instalada allí desde 2001) se prorrogaba para habilitar la actividad. Desde entonces, hicieron pública la situación y comenzaron a exigir la renovación.

Sin embargo, sin prórroga de la habilitación, meses después se abrió la posibilidad de que se sancionara una nueva norma a partir de negociaciones con la Secretaría de Cultura. Es que si bien la Feria Social Mitre dependió todos esos años de la Secretaría de Desarrollo Productivo, la gran mayoría de las ferias de artesanías de Mar del Plata son reguladas por Cultura. Así, la decisión de no darle continuidad de la normativa anterior, respondió -entre otros factores- a un reordenamiento.

Leer también:

Luego de un intenso proceso de lucha que duró más de un año con reclamos y reuniones, el gobierno municipal presentó ante el Concejo Deliberante en el último mes un proyecto de ordenanza que finalmente se aprobó por unanimidad en la sesión del jueves pasado. De esa manera, la feria que comenzó a funcionar en 2001 y de la que forman parte alrededor de 80 familias -incluso de distintas generaciones-, regularizó su funcionamiento.

“Ya sabíamos que se aprobaba, si vamos al caso fue como una formalidad pero esto para nosotros después de un año y pico que venimos con esto, es una alegría enorme“, definió Aldo, referente del espacio, tras la aprobación de la normativa.

Es que según sostuvo en diálogo con Qué digital, a lo largo de las negociaciones con Cultura en donde se definió la readecuación de los puestos a cargo de las y los feriantes, se priorizó uno de los principales pedidos de la Feria Social Mitre: cuidar y preservar las fuentes de trabajo familiares.

“Ahora queda la parte nuestra que es la reforma de la feria que ya la estamos haciendo. Aunque son muy parecidos a los que teníamos, los módulos nuevos van a estar totalmente reformados con estructuras bien pintadas y maderas uniformes en los frentes de las mesas. El cambio va a ser importante”, detalló Aldo.

Leer también:

Esa “reforma” se da a partir de que parte de lo pactado con Cultura fue que los puestos pasen a ser totalmente desmontables para así cumplir con el cronograma de funcionamiento establecido, con horarios puntuales de armado y desarmado durante la temporada de verano, en vacaciones de invierno y los fines de semana y feriados.

“Cada uno de nosotros, a través de Cultura, va a tener como una especie de ficha, un permiso, en donde van a estar todos los datos nuestros, del titular del puesto, y vamos a poder tener en ese permiso un suplente que puede ser un hijo o pariente nuestro”, detalló Aldo en torno a uno de los puntos de la normativa aprobada, que incluye la creación de un registro.

Como parte de esa característica que define a la Feria Social Mitre en relación a las fuentes de trabajo familiares, aseguró que ya fue presentado ante el gobierno municipal el listado con los datos personales de cada persona. “Ahí se ve que todos somos marplatenses, que tenemos taller. Lo habíamos hablado con Balmaceda y lo comprobamos en el listado, que todos los productos los fabricamos nosotros“, destacó respecto al trabajo manual y artesano que busca diferenciarse de la reventa.

Así, de cara a las vacaciones de invierno y mientras el interior de la feria se mantiene desarmado (en el tramo de pasillo que va hacia el Palco de los Músicos), el referente anticipó que al menos la mitad de la feria (concretamente en los puestos que van desde la mitad del pasillo sobre la calle Mitre hasta la avenida Luro), estará completamente renovada mientras que en el resto de los puestos (hacia el lado de la peatonal San Martín) continuarán trabajando “para tratar de llegar con toda la feria de puestos nuevos a la temporada de verano”.

Leer también:

Cabe destacar que todo el proceso de renovación de puestos -lo que incluye gastos de construcción, instalación y retiro de cada stand- está a cargo de las y los propios feriantes según establece la nueva normativa que los regula. “También se va a hacer un trabajo importante con el sistema eléctrico, se va a charlar con Alumbrado para hacer algo prolijo”, adelantó.

“Hubo compañeras llorando, realmente hay mucha emoción. Atrás de esto están nuestros hijos, nuestros nietos. En 20 años, ya hay una tercera generación trabajando en la feria con emprendimientos muy familiares y el 90% vive exclusivamente de la feria en temporada y durante el año la pelean como pueden“, sostuvo Aldo.

Y cerró: “Balmaceda si hay algo que respetó es que queríamos cuidar nuestras fuentes de trabajo. Nosotros llevamos la propuesta, presentamos un proyecto de puestos y ellos entendieron que vamos a cumplir por nosotros, por Mar del Plata y por el turismo. Queremos mejorar la feria porque somos conscientes de que estamos en la mejor plaza de de Mar del Plata“.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

12/06/2023