Domingo 27 de noviembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
03/08/2022

Asumió Massa como ministro de Economía y anunció sus primeras medidas

Tras haber sido designado al frente de la unificación de ministerios económicos, la hoja de ruta del “orden fiscal” que impulsará el flamante funcionario.

Asumió Massa como ministro de Economía y anunció sus primeras medidas
(Foto: Prensa Presidencia)

Tras haber sido designado por el presidente Alberto Fernández, Sergio Massa asumió oficialmente este miércoles al frente del unificado ministro de Economía y, tras prestar juramento, anunció las primeras medidas para hacer frente a la crisis política y monetaria. Límites al consumo en la segmentación energética, más bonos para jubilados y auditorías de los planes sociales, entre las medidas que se suman al esquema de ajuste y “orden fiscal” del gobierno nacional.

En medio de una aguda crisis económica, atravesada por la corrida cambiaria, la inflación y las múltiples aristas de la cuestión social, el flamante ministro de Economía brindó una conferencia de prensa en la que adelantó algunos de los principales lineamientos macroeconómicos que intentará llevar adelante en su gestión.

En su discurso inicial de la conferencia, comenzó: “El desafío es enorme, y que si bien las dificultades son muchas, el contexto global se puede transformar en una enrome oportunidad para la argentina“, dijo en relación a la pospandemia y las guerras, y el rol que puede asumir el país en el mercado mundial. Hizo referencia, por ejemplo, en el litio y energías como gas, y la exportación de alimentos o producción de “economía del conocimiento”.

Habló, además, de la existencia de un “desorden del gasto” e injusticia en la distribución del ingreso y calificó la inflación nacional y mundial como la “mayor fábrica de pobreza del país”. En ese marco, enumeró como el orden fiscal, el superávit comercial, la generación de reservas del Banco Central y un “desarrollo inclusivo”, como sus principios de cara a la gestión.

A continuación, Massa enumeró medidas en torno a cada uno de esos pilares. Así, en materia de “orden fiscal” mencionó cuatro: el cumplimiento de la meta del 2,5 de déficit primario del sistema público nacional establecido en el decreto de presupuesto; no utilizar el saldo de adelantos del Tesoro para lo que resta del año, sostenimiento del congelamiento de la planta estatal nacional centralizada y su extensión a las empresas descentralizadas; y promoción del ahorro del consumo energético más allá de la segmentación energética. En este último punto, explicó que 4 millones de hogares “renunciaron” a tarifas subsidiadas por no haber completado la inscripción y anticipó que establecerán límites al consumo de los 9 millones de beneficiarios de los subsidios: será medido en hasta 400 kw.

En cuanto al superávit comercial, Massa llamó a “cuidar cada dólar” y anunció la elaboración de regímenes especiales para sectores estratégicos como agroindustria, energía, hidrocarburos y conocimiento y límites a mecanismos de triangulación de empresas exportadoras e importadoras, entre otras medidas.

En cuanto a las reservas, acordaron un esquema de adelanto de exportaciones con las cadenas de valor de la pesca, del agro, de la minería y otros sectores por 5 mil millones de dólares; anunció un desembolso de 1.200 millones de dólares con organismos internacionales de crédito, además de un desembolso adicional con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) de 750 millones de dólares, entre otras medidas que incluyen el sostenimiento del vínculo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En lo que hace al “desarrollo con inclusión”, anticipó que el 10 de agosto anunciarán un nuevo índice de movilidad jubilatoria que contará con un bono para “superar el daño de la inflación”; por su parte, el jueves se reunirá con empresarios y gremios para generar un mecanismo que permita “recuperar ingresos” en el sector privado, sobre todo quienes ganan entre 50 y 150 mil pesos, acompañado de un “reestudio del sistema de asignaciones familiares”. Asimismo, anticipó un reordenamiento de los programas sociales a través de auditorías y mecanismos para el ingreso al trabajo formal privado, entre otras.

Leer también:

Más temprano, en el marco del juramento del ministro en Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández se tomó un tiempo para agradecer a los funcionarios salientes producto de la unificación ministerial: Daniel Scioli, Silvina Batakis y Julián Domínguez.

Es que producto del ascenso de Massa, los otros cambios que se generaron tuvieron que ver con la vuelta de Scioli (exministro de Desarrollo Productivo) a su puesto en la embajada argentina en Brasil y el paso de Silvina Batakis de Economía al directorio del Banco Nación.

Leer también:

Con el control de la hacienda, el desarrollo, la agricultura y el contacto con los organismos multilaterales de crédito, el nuevo “superministro” llega para intentar poner algo de estabilidad a sectores claves no solo para hacer frente a la crisis, sino también para afrontar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco de una cruda interna de la coalición que alcanzó su pico con la eyección de Martín Guzmán de Economía, a principios de julio.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios