Jueves 22 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
18/04/2020

Coronavirus: 30 días y 90 fotos de la cuarentena que cambió la rutina de Mar del Plata

Especial | Coronavirus en Mar del Plata.

Coronavirus: 30 días y 90 fotos de la cuarentena que cambió la rutina de Mar del Plata
(Fotos: Qué digital)

Calles y avenidas vacías durante la mañana. Playas desiertas. La costa, con unos pocos que sacaban a pasear al perro, otros pocos que se desplazaban en autos y muchos menos que circulaban en colectivo. Era viernes 20 de marzo y comenzaba uno de los sucesos menos esperado o imaginado por cualquiera: una cuarentena general y obligatoria en Mar del Plata, al igual que en todo el país.

Pasado un mes -31 días se cumplen este domingo- la medida sigue vigente, aunque con algunas excepciones más y un movimiento que poco a poco empezó a incrementarse. Mientras la lucha contra el coronavirus se mantiene en todos los niveles, la rutina cambió abruptamente para todos y todas: nada de aglomeraciones de gente ni en colectivos ni en supermercados ni en ningún tipo de ámbito, barbijos y alcohol como herramientas casi fundamentales a la hora de salir a la calle y un cambio tan radical en los hábitos, que nadie sabe cuándo volverá -si es que algún día lo hace- aquella normalidad que hoy parece tan alejada de esta realidad.

Las primeras alarmas en Mar del Plata se centraron en la constante llegada de personas de países con alta circulación de coronavirus. Incluso antes del inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio los protocolos de emergencia se activaron una y otra vez ante la llegada de micros y de vuelos. Para ese entonces habían pasado apenas días desde que el gobierno municipal había decidido adelantarse, declarar la emergencia sanitaria administrativa y comenzar a tomar medidas, como suspender todo tipo de eventos masivos y cerrar comercios.

Así, y tan solo en cuestión de días las medidas se precipitaron con una intensidad pocas veces vista, una detrás de la otra, en los ámbitos municipal, provincial y nacional hasta que finalmente desde las 00 viernes 20 de marzo el país entró en lo que sería una histórica cuarentena obligatoria. Y en las primeras horas en Mar del Plata, eso se tradujo en un movimiento reducido o en algunos sectores sólo a ritmo “de domingo”, fundamentalmente con los comercios del rubro alimenticio abiertos.

A partir de ese día hubo cambios en las rutinas, en los hábitos y en el modo de relacionarse de las personas. Los mates, abrazos y besos quedaron relegados para el después del coronavirus, al igual que muchas actividades cotidianas que solían pasar desapercibidas. Salir a la calle se transformó en toda una travesía para las personas que son conscientes de la emergencia sanitaria que atraviesa la ciudad, pero también el mundo.

Los días transcurren y las rutinas son muy similares, día tras otro. Esté soleado, ventoso, nublado o lluvioso las plazas y playas de Mar del Plata están vacías. Y las hamacas solo se balancean con el viento.

***

“Esto no es joda”, dijo el intendente Guillermo Montenegro el primer día de vigencia de la cuarentena. E insistió: “Lo que les pido es que tengamos en claro que esta situación no es joda; esta situación amerita una responsabilidad de todos los marplatenses de quedarnos en casa”.

***

La realidad ante la cuarentena para las decenas de personas que viven en situación de calle en Mar del Plata -y para aquellas que al no tener ingresos como consecuencia de la medida quedaron en esa situación al verse imposibilitadas de pagar, por ejemplo, alguna pensión como solían hacerlo- empezó a quedar expuesta a las pocas horas de iniciado el aislamiento y terminó por visibilizarse con una protesta frente a la Municipalidad y con un grupo de personas que se instaló en las escalinatas del Palacio municipal, sobre la calle Yrigoyen.

Tras algunos días de dormir a la intemperie, y a la espera de respuestas, finalmente lograron ser trasladados y alojados en dispositivos de emergencia, entre ellos uno de los hoteles del Complejo Turístico de Chapadmalal.

***

A cuatro días de iniciada la cuarentena y tras permanecer internado en aislamiento durante quince días, el primer paciente con coronavirus en Mar del Plata –un hombre de 71 años que había arribado desde España- murió en la Clínica 25 de Mayo producto del grave cuadro clínico que presentaba. En ese momento, y en el marco de la descentralización dispuesta por el gobierno nacional, el Instituto Nacional de Epidemiología (INE) “Juan Jara” de Mar del Plata empezaba a recibir muestras de casos sospechosos de COVID-19 para realizar el correspondiente análisis y acortar los tiempos de diagnóstico.

***

Viajar en colectivo, sin lugar a dudas, una de las rutinas que mayores cambios experimentó a lo largo de este mes. En Mar del Plata las frecuencias se redujeron a un sistema de “emergencias” y quedó prohibido que los pasajeros viajaran parados, al tiempo que se incrementó la desinfección en medio de los recorridos. Taxis y remises, por su parte, comenzaron a incorporar cada vez más medidas de protección entre el conductor y los pasajeros.

***

En el día 15, la cuarentena pareció o estuvo muy cerca de romperse. Jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones familiares se agolparon ante una desorganizada apertura de bancos que valió el malestar de las autoridades municipales y hasta la autocrítica del gobierno nacional por la poca previsión instrumentada para evitar filas que en Mar del Plata superaron las cuatro cuadras.

***

Desde el 1° y hasta el 17 de abril, la Justicia  Federal de Mar del Plata registró la confección de más de 4800 actas de infracción por la violación al aislamiento social, preventivo y obligatorio en el marco de los distintos operativos desplegados por las distintas fuerzas de seguridad.

Previamente, un informe elaborado por el Cuerpo de Ayuda Técnica a la Instrucción (CATI) dependiente de la Fiscalía General provincial había detallado que desde el 20 de mazo hasta el 1º de abril las fuerzas habían registrado en infracción a 3700 personas.

***

El temor que representaba antes de decretada la cuarentena la posible llegada a la ciudad de personas de países con circulación viral de coronavirus se reavivó bien avanzado el aislamiento cuando luego de una disputa judicial un crucero consiguió el aval para amarrar en Mar del Plata, con el objetivo de realizar tareas de mantenimiento. Es que, el temor pasaba por el hecho de la tripulación venía de Tierra del Fuego, una zona que había sido declarada de transmisión viral. En el marco de un importante operativo sanitario, la tripulación arribó y a seis de ellos se les realizaron los testeos correspondientes, que terminaron por dar negativos.

***

A 19 días de realizado el anuncio público y a 18 de que comenzaran los trabajos en el predio del Hospital Interzonal General de Agudos, contiguo a la Unidad de Pronta Atención (UPA), un hospital modular para ayudar a atender futuros casos de coronavirus en Mar del Plata comenzó a ser emplazado para poner a disposición 70 camas de internación para pacientes graves. Se espera que a fin de mes esté finalizado.

.

***

El abastecimiento y las compras de alimentos y elementos de higiene, principalmente, son vitales para resistir en cuarentena. Y en el marco de la pandemia, algo que también cambió es el funcionamiento de los comercios: ahora, los locales cuentan con nuevas medidas de seguridad e higiene, un máximo de clientes dentro de los establecimientos y filas de personas que esperan para poder ingresar, además de otro tipo de protección, gracias a sistemas con nylon para aislar al “enemigo invisible”.

Mientras tanto, empieza a hacerse habitual una “nueva moda” que oculta parte del rostro detrás de máscaras, barbijos y tapabocas caseros, según las recomendaciones oficiales con el objetivo de reducir al mínimo la posibilidad de contagio durante las salidas.

***

El día 26 de la cuarentena encontró a autoridades de PAMI junto a funcionarios provinciales y locales en el Hospital Houssay para anunciar la puesta en funciones de la guardia del sanatorio -después de cinco años sin funcionar tras la crisis y el resurgir de la institución- además de un piso dedicado a la atención de pacientes jubilados con coronavirus, que incluirá entre 16 y 20 camas de internación, además de un sector de tratamiento crítico, con los respiradores correspondientes.

***

“Lo que les pedimos es que no vengan“. En dos oportunidades el intendente Montenegro pronunció la frase, tan contraria a las campañas utilizadas año a año para promocionar la ciudad. Una fue justo en la previa de la cuarentena, antes del inicio de un fin de semana largo, y la otra fue antes de Semana Santa, cuando finalmente los tradicionales puntos de concentración turísticas se vieron, llamativamente, desiertos.

***

Mientras las personas, en general, se guardaron en sus casas, los animales empezaron a avanzar sobre los espacios que lindan con su ecosistema y que suelen ser ocupados la comunidad. De esta forma, los lobos marinos del Puerto sorprendieron en la banquina y en el centro comercial con un paseo poco habitual, en el que se apropiaron de las calles, ante la ausencia del movimiento habitual.

***

Con hambre no hay cuarentena“. Desde que se inició el aislamiento, las más diversas organizaciones sociales advirtieron sobre un crecimiento exponencial de la demanda de asistencia alimentaria en los barrios de Mar del Plata. Y desde los primeros días de cuarentena, desde el Movimiento Teresa Rodríguez (MTR) y Votamos Luchar llevaron adelante reclamos al gobierno municipal para que se les entregara mayor cantidad de mercadería, al verse superados por la demanda.

Al afirmar no encontrar respuestas, en el día 29 de cuarentena llevaron adelante tres ollas populares en distintos puntos de Mar del Plata al plantear que llegaron a asistir a más de 700 personas de distintos barrios, que incluso no forman parte de las agrupaciones pero que se acercan con la necesidad de poder garantizar al menos una comida: “Se forman largas filas y muchas veces hay familias que se vuelven sin el plato de comida a la casa”.

A medida que avanzaron las semanas desde la implementación del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el movimiento en las calles de Mar del Plata comenzó a crecer paulatinamente, en parte por cada una de las actividades que fueron exceptuadas de la cuarentena, y en parte también por aquellos que incumplen con las disposiciones.

Según cálculos del gobierno, hay alrededor de 100 mil marplatenses que se desempeñan en las actividades que están exceptuadas por el gobierno nacional y que, por lo tanto, en algún momento del día están autorizadas a salir a la calle rumbo a sus lugares de trabajo. Aunque sin dudas, pese a que es un factor que influye en el aumento de la circulación de personas en determinados momentos del día -en los que pareciera ser un día normal-, no es el único.

***

A un mes de iniciada la cuarentena general -que por ahora se extenderá hasta el próximo domingo 26 de abril inclusive- Mar del Plata registró 15 casos positivos de coronavirus, tres de los cuales permanecen hasta este domingo aislados y en tratamiento, diez ya fueron dados de alta y dos fallecieron. Desde el 10 de marzo al 18 de abril, 240 personas fueron estudiadas, entre las que 224 fueron desestimadas en relación a la enfermedad.

Mientras tanto, el mensaje de las autoridades se mantiene firme y se repite, semana a semana, más allá de los números: el peor momento en relación al avance del virus aún no llegó, ni en Mar de Plata ni en el país, y llevará mucho tiempo recuperar los hábitos y la rutina, si es que existe la posibilidad de que todo vuelva a ser como antes de la pandemia.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,