Sábado 02 de marzo | Mar del Plata
¡Seguinos!
10/02/2024

Los 150 años de Mar del Plata: la Rambla, pasado y presente de un ícono

De los cambios que sufrió a lo largo del siglo pasado y las disputas del presente en torno a su estado actual.

Los 150 años de Mar del Plata: la Rambla, pasado y presente de un ícono

Mar del Plata cumple 150 años de historia y sin lugar a dudas la Rambla y su complejo arquitectónico es uno de los sectores más representativos, basta con observar las imágenes con las que medios, comercios y gobiernos suelen representar a la ciudad en sus fotografías o logos: es un espacio que rápidamente remite a La Feliz. En el aniversario marplatense, un breve repaso por el pasado y el presente del paseo.

Desde un espacio de exclusividad a una apertura del disfrute, pasando por sus distintas versiones y llegando a la arquitectura monumental: la Rambla de Mar del Plata no fue siempre como se la ve actualmente pero no solo tuvo distintas caras, también distintos actores que la hicieron propia y la habitaron.

La centralidad que adquirió a lo largo de las décadas, además, la llevó a ser un espacio de disputa política mientras que sus instalaciones, por otro lado, evidencian los largos años sin un mantenimiento sostenido, más allá de intervenciones puntuales.

DE LA RAMBLA ARISTOCRÁTICA A LA MONUMENTAL

El espacio público urbano es expresión de los distintos imaginarios o percepciones de los individuos -por ejemplo, de quienes gestionan- como también de una comunidad mientras, en paralelo, las configuraciones espaciales reproducen el esquema de poder social. Y la historia de la Rambla de Mar del Plata encuentra sus orígenes en el periodo de entre siglos donde la oligarquía construyó sus propios espacios y eligió a la ciudad como el destino de esparcimiento estival exclusivo. Así lo definió el arquitecto Daniel Medina en su texto de 2009 “Mar del Plata, desarrollo urbano e imaginarios vinculados”.

Y dentro de la apropiación de ese espacio de la costa, la primera rambla se construyó a fines de la década de 1880, fue de madera y estaba ubicada sobre la playa de la bahía central. En función de las imágenes de la época, Medina la describió como un conjunto de casillas levantadas del suelo mediante postes hincados en la arena.

Leer también:

Sin embargo, no duró mucho y un temporal la destruyó en 1890. Pero la idea de establecer un paseo en ese lugar -ubicado a pocos metros del Bristol Hotel, hoy desaparecido- sobrevivió y rápidamente se alzó la “Rambla Pellegrini”, que tomó el nombre de uno de sus impulsores, el expresidente Carlos Pellegrini, y tuvo una extensión de 250 metros e incluía además de las casillas un paseo comercial. Pero, en este caso, su final lo precipitó un incendio en 1905.

Las primeras tres ramblas fueron de madera: (Foto: Archivo Histórico Municipal Roberto Tomás Barili / Angel Somma)

Para reponerla, uno de los empresarios que concesionaba la ruleta en el Hotel Bristol, José Lasalle, impulsó la tercera rambla de madera ese mismo año. No obstante, ocho años después, para 1913, Lasalle también promovió la que sería la primera rambla de material, la “Rambla Bristol”, con 400 metros de largo y un paseo-terraza frente al mar conocida como “afrancesada”, por su estilo arquitectónico (Medina, 2009).

Así fue como el balneario marplatense empezó a crecer en popularidad, a incrementarse el número de visitantes y sobre todo a extenderse su disfrute a clases menos privilegiadas producto del inicio de un proceso de ascendencia social y cierta democratización, al menos en lo que respecta al disfrute del espacio balneario.

La Rambla en 1924 (Archivo General de la Nación)

Fue así como en 1938 durante la denominada “Década infame” inaugurada por el golpe de Estado de 1930, se inició la construcción de la Rambla actual, compuesta por dos edificios principales y una plazoleta central encargada al arquitecto Alejandro Bustillo, en reemplazo de la última de las “Lasalle”.

La Rambla en 1938 (Foto: Archivo General de la Nación)

Fue en 1941 cuando se inauguró una primera etapa -el edificio del Casino- y en 1943 se finalizó el resto del complejo, compuesto por el Hotel Provincial, equipamiento para los balnearios y subsuelo para estacionamientos.

Leer también:

A partir de entonces, la historia reciente: la llegada del peronismo, la profundización de ese proceso de apertura del turismo a la clase trabajadora, el desplazamiento definitivo de la elite de esa zona macrocéntrica hacia la zona sur y una actualidad atravesada por la masividad y las expresiones de lo “popular” en claro contraste con los orígenes del complejo.

Incluso, a fines de la década de 1990, el conjunto urbanístico del arquitecto Bustillo fue declarado “Patrimonio Histórico Nacional” mediante el decreto 349 de 1999, incluyendo las estructuras del Casino, del Hotel Provincial, la Rambla y la Plazoleta Armada Argentina donde se erige el monumento a Almirante Brown.

En 2019, en tanto, los tradicionales Lobos Marinos, obra de José Fioravanti, que también forman parte indiscutible del paisaje, fueron declarados por el gobierno nacional como monumentos históricos nacionales a partir de un listado propuesto por la Comisión nacional de monumentos, de lugares y de bienes históricos.

EL PRESENTE, TERRITORIO DE DISPUTA

(Foto: archivo / Qué digital)

Más allá de algunas intervenciones como la inauguración en 2011 del “Skatepark Bristol” por parte de la Municipalidad en el sector norte o la restauración de las farolas, el estado de la Rambla de Mar del Plata fue en los últimos años un tema de disputa política al calor de los gobiernos de Guillermo Montenegro y Axel Kicillof. Es que la gestión municipal buscó polemizar desde su asunción en 2019 con su par provincial al acusarlo de “discriminación” en torno al envío de fondos, y el complejo arquitectónico fue uno de los ejes del discurso.

A pesar de ser uno de los núcleos del turismo, tras la puesta en valor realizada en 2005 por la IV Cumbre de las Américas, la falta de mantenimiento de las estructuras es evidente, desde las baldosas hasta las luminarias y los sectores del Hotel, del Casino y de los teatros Provincial y Auditorium.

Leer también:

Luego de idas y vueltas de un complejo arquitectónico en el que confluyen distintas jurisdicciones -Provincia, Nación, Municipio y privados como el empresario Aldrey Iglesias– finalmente en septiembre del 2023 el gobierno provincial licitó una primera etapa de las obras de puesta en valor destinadas al mejoramiento de la Rambla con un presupuesto actualizado en noviembre de $133.233.767,13.

Las tareas previstas en el expediente demorarían 120 días e incluyen las veredas sobre el Boulevard Patricio Peralta Ramos, y en etapas sucesivas se esperan intervenciones en la estructura bajo rambla, restauración de solados, revestimientos exteriores, mobiliario urbano y alumbrado de rambla alta, el bajo plazoleta y la vereda norte.

Sin embargo, al momento de la apertura de sobres realizada el 22 de noviembre, la única oferta, presentada por la empresa Artam S.A. fue desestimada por no contar con los requisitos necesarios por lo que la misma fracasó y, desde entonces -elecciones de por medio- no se dio a conocer un nuevo intento por licitar la obra.

(Foto: archivo / Qué digital)

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

10/02/2024