Jueves 20 de junio | Mar del Plata
11/05/2021

Pandemia en los barrios: más necesidades y relajamiento en el umbral de la segunda ola

Las conclusiones del tercer informe del proyecto del Conicet para “monitorear” el avance de la pandemia y aportar información clave para la implementación de políticas sanitarias.

Pandemia en los barrios: más necesidades y relajamiento en el umbral de la segunda ola
(Fotos: Qué digital)

Investigadores marplatenses del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) presentaron esta semana las conclusiones de un tercer informe sobre el avance de la pandemia en los barrios de la ciudad, con fuerte articulación territorial a través de los comités barriales de emergencia (CBE) y financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

El informe presentado es el tercero en el marco del proyecto denominado “Monitoreo y seguimiento de las estrategias para minimizar la circulación del covid-19 en el Municipio de General Pueyrredon”, encabezado por Marcela Ferrari, investigadora del Instituto de Humanidades y Ciencias Sociales.

Cabe recordar que el objetivo del proyecto es “elaborar información sólida y confiable, de utilidad social y pública para fortalecer acciones en red entre referentes sociales, políticos e investigadores del sistema científico, que contribuyan a resolver o mitigar los efectos” de la pandemia en los barrios.

El proyecto, cuyas primeras conclusiones se dieron en agosto y diciembre, se nutre de información recogida por los propios investigadores, como también de información proveniente de informantes claves como los referentes de los CBE y de comedores barriales. Sin embargo, aclararon que en este relevamiento pudieron retomar la metodología utilizada los primeros relevamientos luego del proceso de lucha que llevaron adelante en verano los CBE por los recortes alimentarios que alteró la regularidad de las entrevistas.

Leer también:

APROXIMACIÓN AL INFORME

Puntualmente, el tercer informe comprende datos relevados de entrevistas en 15 de los 33 CBE, realizadas entre febrero y marzo, cuando Mar del Plata aún estaba en fase 4, por lo que no se contemplan aún las consecuencias del retroceso a fase 3 del 21 de abril. Es por eso que las y los realizadores del tercer informe destacaron que se trata de un reflejo de la percepción de los comedores en lo que fue “el umbral” de la segunda ola, además de una vía de comparación con los resultados de los dos informes previos.

Por un lado, entre las conclusiones, expresan que de las entrevistas a las y los referentes de los CBE se desprende una “valoración” a las medidas preventivas del gobierno provincial y nacional, sobre todo en torno al operativo de vacunación. En cambio, las principales demandas se dirigen hacia el estado de proximidad, el municipal con quien, aseguran, la comunicación y la intervención, va en descenso.

Los principales pedidos, al respecto, tienen que ver con provisión de alimentos frescos y elementos de higiene, pero también pedidos simbólicos como la presencia del estado municipal en los barrios y reconocimiento de la labor de los CBE. Además, también se advierte una disminución de las donaciones que realizaban personas particulares para el sostenimiento de las redes de articulación.

A través del informe, además, realizaron una georreferenciación de las principales demandas de los dispositivos territoriales y, también, su percepción sobre el cumplimiento de las medidas individuales y colectivas de prevención en los barrios: disminución el uso de tapabocas y relajamiento generalizado en los protocolos, entre las respuestas más generalizadas.

Asimismo, entre los principales problemas que se presentaron entre los vecinos asistidos por los CBE, las y los entrevistados coincidieron en “un aumento de necesidades alimentarias y dificultades laborales y económicas que se profundizaron producto de una temporada turística que no alcanzó las expectativas”. En ese sentido, el 86% asegura que se siguieron sumando familias que requerían asistencia estatal y solo el 35,7% respondió que la mayoría de los vecinos tiene acceso a elementos de higiene, claves en la pandemia.

Otro de los puntos nodales del informe tiene que ver con el “Operativo Vacunate”, que contempla no solo el operativo de vacunación contra el coronavirus sino también la facilitar la organización, información y registro voluntario en los barrios. Al respecto, el 70% valoró el operativo como bueno, en tanto que el 30% lo hizo de manera negativa.

Puntualmente en lo que respecta a los comedores y la recepción de alimentos desde el mes de diciembre, la gran mayoría (70%) refirió que fue abastecida por organizaciones sociales, en tanto que solo el 20% por parte de la Provincia y el Municipio y el 10% solo del Municipio. “No sólo la distribución de alimentos es inadecuada para las responsables de comedores y merenderos, tampoco lo es la de elementos de limpieza ni la de medicamentos“, exponen.

Entre las conclusiones, además de requerir más vinculación entre los saberes técnicos y académicos con los populares, las y los investigadores bregan entre las conclusiones por que “no se naturalice la situación de pandemia al punto que los sectores vulnerables vuelvan a quedar relegados de nuestras preocupaciones. Para ello resulta imperativo que se adopten políticas públicas de desarrollo social”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

11/05/2021