Lunes 22 de abril | Mar del Plata
11/03/2022

Posada del Inti: el consumo de cocaína fumada aumentó al 72%

Así se desprende de un nuevo relevamiento en torno al consumo de “crack” realizado sobre unas 150 personas que están bajo tratamiento en la comunidad terapéutica.

Posada del Inti: el consumo de cocaína fumada aumentó al 72%
(Foto: archivo / Qué digital)

Una pandemia paralela. Así definen desde la comunidad terapéutica Posada del Inti -con 20 años de actividad en Mar del Plata- al consumo de cocaína fumada, flagelo que continúa en franco aumento y en 2021 llegó al 72% de las 151 personas bajo tratamiento en sus dispositivos.

Año a año -a excepción del convulsionado 2020 por la pandemia de coronavirus- la comunidad terapéutica que conduce en la ciudad Fabián Messina realiza relevamientos entre sus integrantes para cuantificar los niveles de consumo problemático y también vincularlo a cada una de las experiencias de vida, como una muestra de lo que sucede puertas afuera del establecimiento.

En ese sentido, mientras en 2016 ese indicador era del 23% entre los consumidores de cocaína, en 2017 del 32%, en 2018 del 49% y en 2019 superior al 50%, hacia 2021 el porcentaje trepó al 72% de una población que está compuesta por un 82% de hombres, un 16% de mujeres y un 2% de personas trans.

La comunidad terapéutica comenzó a exponer esta modalidad del consumo de la cocaína en 2014, la cual aparecía con cada vez mayor recurrencia entre quienes asisten a Posada del Inti. El alerta surge, principalmente, porque se trata una condición que impone un tratamiento particular del consumo problemático al ser altamente adictiva, volátil, e incrementar los riesgos asociados o la comorbilidad psicopatológica.

Leer también:

“Esto nos obligó a repensar el abordaje, desde todos los dispositivos (residenciales y ambulatorios) desde lo individual como lo grupal, ya que el deterioro simbólico/cognitivo es condicionante a la hora de intervenir. Debimos repensar el acompañamiento de los procesos de desintoxicación, especialmente arduos con la cocaína fumada”, indicaron desde la comunidad.

Además, advirtieron que -posiblemente vinculado a esta modalidad de consumo y sus factores sociales- a esta situación se sumó un incremento de las infecciones clínicas como enfermedades de transmisión sexual o respiratorias e incremento de comorbilidades psiquiátricas.

También el informe detalla que el perfil de policonsumidor (alcohol, tabaco, marihuana y cocaína) prevale en el 86% de los encuestados aunque en su gran mayoría (92%) se reitera el consumo de cocaína.

Desde Posada del Inti reiteraron que se trata de datos que permiten guiar la tarea que realizan desde la comunidad terapéutica pero insisten en que se trata de una problemática que debe ser abordada desde “un contexto más amplio”, en relación a las políticas públicas en la materia.

Leer también:

Es que, por ejemplo, como parte de las entrevistas realizadas a las y los residentes se halla que el 51% permanecía desempleado en tanto que el 37% accedía a ingresos a través de un empleo informal: solo el restante 12% tenía empleo formal.

Por otro lado, se detalló que el 12% tenía un nivel de estudios que llegaba hasta la primaria incompleta, el 14% hasta el primario completo y un 55% con secundaria incompleta. Por otro lado, el 43% tuvo o tiene conflictos con la ley penal.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

11/03/2022