Domingo 08 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
01/12/2018

“San Antonino”, una performance sobre el mundo portuario

El artista Martín Virgili dialogó con QUÉ Digital sobre la intervención artística que realizará este domingo entre las escolleras norte y sur, actividad que contará con la participación de numerosos artistas.

“San Antonino”, una performance sobre el mundo portuario
(Foto: Santiago Alvaro)

Con diez ensambles en la escollera norte y sur, autos y barcos, este domingo será intervenido el paisaje sonoro del Puerto de la ciudad.  El proyecto que se titula “San Antonino”, un trabajo sobre el territorio del Puerto. “Digamos que es una vía de acceso a este mundo, el mundo-puerto, y del modo particular que tiene el arte. En este caso, con una música”, señaló el compositor Martín Virgili para QUÉ Digital.

Este domingo, a partir de las 11, diez ensambles harán audible el paisaje sonoro del Puerto, con entrada libre y gratuita. El proyecto musical del compositor Martín Virgili propondrá una experiencia cultural diferente. Entre otras formaciones, participarán El Recicle, Creciente, el ensamble vocal de la Universidad de Tres de Febrero, los buques de la Base Naval y la Orquesta Inestable del Club del Dibujo.

Para lograrlo, serán distribuidos en las escolleras norte y sur y en cuatro embarcaciones marítimas -Anamora, Luisito, Marbella y Lanileña- diez ensambles que recrearán distintos pasajes de “San Antonino”, que es la pieza musical creada por Virgili tras conectar con la identidad portuaria marplatense durante y después del video documental “Fluctuat nec mergitur” sobre la construcción del Puerto.

Hace cuatro años Virgili que viene trabajando la temática y en una salida con el compositor Mariano Losi sacó varias fotos del puerto, con registros sonoros, dibujos. Al momento de editar, el artista observó que del material le quedó afuera un barco, el San Antonino. “Sentí que reunía varios temas vinculados en esas dos palabras. Tiempo después, pasa la tragedia de ese barco y me pareció honesto seguir llamando al proyecto así ya que, de alguna manera, tristemente, estas tragedias también son parte del territorio del Puerto. Son parte de lo real”, explicó.

La performance “San Antonino” tiene como objetivo sostener “el patrimonio inmaterial del Puerto (sus sonidos), el material (las lanchas), las relaciones sociales de esta comunidad dentro de Mar del Plata, el ejercicio de una economía de aventuras, así como cuestiones vinculadas a la identidad local”, subrayó Virgili aunque remarcó que el evento del domingo estará “acompañado por música sencilla pero con un complejo montaje”. Actualmente el artista y compositor se encuentra trabajando en acantilados con un paredón de arcilla que va desde San Patricio hasta La Paloma.

BARCO-PUERTO-AMARRE-COSTA

– Esta iniciativa nace a partir del vídeo Documental “Fluctuat nec mergtur” ¿Qué fue lo que te conmovió artísticamente para realizar ahora “San Antonino”?

– El tema del territorio desde hace tiempo me viene conmoviendo en general. El territorio como trazado material del mundo, el territorio como marca determinante de lo real, todo lo contrario de las ideas, de las especulaciones. Los territorios con sus ciclos, ritmos, con sus movimientos, cambios, transformaciones, desplazamientos. Los territorios con sus vitalidades, con su vigor y su decadencia, con lo vivo y lo muerto. Es decir, con lo real. Y también con sus emocionalidades, sensibilidades, visualidades y sonoridades. San Antonino es un trabajo sobre el territorio del Puerto, y esto tiene que ver con sus relaciones sociales, sus sonidos, ritmos, ciclos. Digamos que San Antonino es una vía de acceso a este mundo, el mundo-puerto, y del modo particular que tiene el arte. En este caso, con una música.

 – ¿Por qué elegiste nombrarla así?

– Vengo trabajando desde 2014 con hacer algo sonoro en el Puerto. En una salida con el compositor Mariano Losi —de fundamental ayuda y apoyo para realizar este trabajo— saqué varias fotos del Puerto, con registros sonoros, dibujos. Cuando me pongo a ver y editar el material me quedo en la foto de un barco, el “San Antonino”, y sentí que reunía varios temas vinculados en esas dos palabras: la religiosidad de la gente de puerto (tema aparte), también la italianidad, y el sufijo “nino” me llevó a esa manera de llamar a los abuelos que precipita en el Nonino de Piazzolla, y de ahí vuelvo a Mar del Plata. Tiempo después, pasa la tragedia de ese barco y me pareció honesto seguir llamando al proyecto así ya que, de alguna manera, tristemente, estas tragedias también son parte del territorio del puerto. Son parte de lo real.

– ¿Pudiste contactarte con familiares de los hundimientos (San Antonino, Repunte, Rigel) previo a esta iniciativa?

– No. Todo, todo mi tiempo, está puesto ahora en montar la pieza, que es una defensa al Puerto, su patrimonio y sobre todo, a las lanchas amarillas. Es un tema delicadísimo que también requeriría todo mi tiempo para hacerlo con la atención que se merece. De todos modos, enSan Antonino“, hay un homenaje a estos hombres y mujeres atravesados por estos dolores.

 – ¿Cuáles serían los principales objetivos para realizar una performance sonora de estas magnitudes?

– “Si quieres cambiar el mundo, no hagas nada”,  decía John Cage, un abuelo experimentalista estadounidense del siglo pasado. ¿Por qué traigo esta cita? Porque hay un matorral de temas que “San Antonino” sostiene como el patrimonio inmaterial del Puerto (sus sonidos), el material (las lanchas), las relaciones sociales de esta comunidad dentro de Mar del Plata, el ejercicio de una economía de aventuras, así como cuestiones vinculadas a la identidad local. Por otro lado, no pierdo de vista que lo que estoy haciendo es música, nada más. ¡Incluso una música sencilla! No quiero cambiar nada. Así que te diría que el principal objetivo es realizar una música sencilla, pero compleja para su montado.

PUERTO LANCHAS AMARILLAS MAR DEL PLATA

– ¿Cómo se realiza una performance de estas características?

– Primero componiendo la música. En mi caso, viendo sonoramente todo el Puerto y a partir de ese movimiento de lo visual a lo sonoro ordenar los sonidos, los silencios y el tiempo. Una vez compuesta la música, el montado ya es cosa de cómo se produzca la escultura social que lo permita. “San Antonino” es ante todo la suma de voluntades, de hombres y mujeres muy inteligentes, muy sensibles y sobre todo muy generosas con su tiempo, con su talento.

-¿Qué requerimientos técnicos tiene que haber?

– Recibí ayuda de la agencia Negra40 y el Club del Dibujo, de la UTN Regional Mar del Plata, de la Untref que permitió que pueda viajar el Ensamble EVU a Mar del Plata; en estos tiempos, estos apoyos son pequeños tesoros. También de la Escuela Nacional de Pesca, que nos brindó el Luisito, su buque escuela, también a Carlos y Eduardo del crucero Anamora que inmediatamente entendieron la pieza y se contagiaron de la idea, y así a la agrupación Creciente, otros artistas del territorio, a Proyecto Intemperie y al Consorcio Portuario que, ya sabemos que el puerto es una zona muy caliente, sin embargo me permitieron montar este trabajo.

– ¿Hay ensayos?

– Hay ensayos parciales, y muchos correos electrónicos de por medio. Por ejemplo el ensamble de escollera, conformado por El Recicle recién el sábado conocerá al otro ensamble (norte) que llega de Buenos Aires. Cada uno, así como los ensambles de los barcos, el del Cristo y los autos, tuvieron ensayos parciales. El montado será ahí, el domingo. Ahora mismo pienso en qué va a pasar y me extravío.

– ¿Qué le recomendarías al público que se acerque el domingo para que pueda apreciar el espectáculo?

– Proust decía que cualquier lugar de un teatro es el mejor lugar. Este pensamiento creo que se aplica muy bien a “San Antonino”. El lugar “ideal” es imposible. El territorio no lo permite, porque los territorios son una potencia de lo real, es decir, de lo posible. Quizás un barco en el agua, puede ser, pero tendremos los barcos muy cerca que quizás lo tapen todo. ¿La punta de la escollera sur? Pareciera ser un lugar muy bueno para disfrutar del ensamble de escollera norte, pero no podremos escuchar “a lo lejos” al ensamble sur. Y viceversa. En suma. Es una música que no se va a dejar escuchar en su totalidad, que después tendremos que reconstruir en las grabaciones que de ella hagamos. Me imagino que un parapentista desde el aire la escucharía bien.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , ,