Lunes 20 de mayo | Mar del Plata
01/10/2020

La Cueva 3: se sumaron las declaraciones de dos testigos que señalaron a Nani

El juicio por delitos de lesa humanidad iniciado en febrero pasado contó en una nueva audiencia con la declaración mediante videoconferencia de dos testigos.

La Cueva 3: se sumaron las declaraciones de dos testigos que señalaron a Nani
Nani al momento de su detención (Fotos: archivo / Marcelo Nuñez)

Con dos nuevas declaraciones testimoniales, esta semana se desarrolló una nueva audiencia virtual en el juicio por delitos de lesa humanidad conocido como “La Cueva 3” que juzga el accionar de cinco imputados en la megacausa que se centra en el funcionamiento del centro clandestino de detención ubicado en el viejo radar de la Base Aérea de Mar del Plata. Ambas declaraciones apuntaron contra el coronel retirado Emilio Guillermo Nani.

El juicio tuvo su inicio en febrero de este año, juzga un tercer tramo de la megacausa “La Cueva” y tiene como imputados a Nani, Juan José Banegas, Miguel Ángel Ruiz, Ceferino Silva y Eduardo Salvador Ullúa -que actualmente es juzgado también en la ciudad en el marco del segundo juicio por el accionar de la organización de ultraderecha Concentración Nacional Universitaria (CNU)-.

Tras la paralización por el aislamiento obligatorio, el debate -que contiene hechos configurados bajo los delitos de asociación ilícita, privaciones ilegítimas de la libertad, tormentos y homicidios de los que fueron víctimas 61 personas- se retomó ya en mayo pasado con los jueces que integran el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata para este debate (Daniel Obligado, Fernando Machado Pelloni y Sabrina Namer) por videoconferencia desde Capital Federal.

Tras semanas de escuchar grabaciones de testimonios aportados por testigos en otros procesos, esta semana se concretó la declaración de dos testigos a través de la plataforma Zoom.

Según informó fiscales.gob.ar, Margarita Ferré, hoy de 63 años y que estuvo durante tres años secuestrada, fue una de ellas y expuso sus vivencias y recuerdos ante preguntas de los representantes del Ministerio Público Fiscal Daniel Adler, Eugenia Montero y Julio Darmandrail.

La mujer tenía 19 años en el invierno de 1976 -ya había dejado su militancia en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES)- cuando fue secuestrada mientras asistía a un consultorio médico del Sindicato de Obreros de la Industria del Pescado (SOIP), dado que por entonces trabajaba en una fábrica del Puerto, y recién en 1979 recuperó la libertad.

Recordó que inicialmente estuvo en la Subcomisaría Peralta Ramos, donde permaneció varios días sin que su familia supiera nada de ella. “Fui interrogada… fui torturada”, contó y sumó que luego la trasladaron hasta la comisaría cuarta, que funcionó como centro clandestino de detención, donde debió ser atendida por un médico a raíz de la hemorragia que le había provocado la picana. En su relato, sumó que sobre fines de 1976 la trasladaron en avión junto a otras compañeras hasta la cárcel de Olmos, donde permaneció una semana aproximadamente, para luego ser derivada a la cárcel de Devoto, donde quedó detenida hasta 1979.

También en su declaración recordó haber sido trasladada al menos dos veces a lo que luego identificaría como la Cueva. “En la Cueva no me picanearon, sí fue muy violento porque hubo golpes. Nos ponían en el piso, había maltrato como para acobardarnos”, contó y recordó haber sido trasladada esposada en el baúl de un auto y uno de los interrogatorios en el que la hicieron reconocerse en una foto.

Consultada bajo qué autoridad habría estado detenida en la comisaría cuarta, dijo que serían los militares. “No sé quiénes estaban a cargo, sí recuerdo el nombre de Nani, es más mi mamá tenía su teléfono inclusive, había estado en mi casa por lo que me relató mi familia”, expuso. De acuerdo a lo que le dijeron, fue a buscar ropa suya debido a la hemorragia que le habían provocado con la tortura.

Leer también:

Otro de los testigos declaró mediante videoconferencia desde Suecia, donde se exilió por aquel entonces. Antonio Marincevic, de 83 años, hacia 1976 era médicos, estaba abocado a la investigación, y militaba en el PRT – ERP, por lo que sus compañeros le aconsejaron irse de Necochea y “moverse” por distintas cuidades ante el peligro que implicaba la persecución. Así pasó por Mar del Plata, Miramar, La Plata y Buenos Aires, donde permaneció unos dos años.

Según contó, algún tiempo después de irse de Necochea supo que el Ejército fue “revisando” las casas donde había estado, como la vivienda de sus ex suegros. “Entraron rompiendo puertas, robaron, los vecinos vieron cómo sacaban cosas. Los oficiales de más jerarquía venían con camionetas y cargaban lo que querían”, señaló. De hecho, uno de los operativos que realizaron en la casa donde vivía Marincevic lo vio desde el balcón de la vivienda de enfrente donde había pedido resguardo.

Si bien al momento de prestar declaración no recordaba el nombre de quién había estado a cargo de esos operativos, que fueron incluso difundidos por los medios, con la ayuda de un recorte del diario Ecos de Necochea -que se encuentra incorporado a la causa-, leyó que en octubre de 1976, el propio imputado Nani, entonces teniente primero, brindaba información de los operativos realizados como parte del plan establecido por autoridades superiores.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

01/10/2020