Viernes 19 de abril | Mar del Plata
02/04/2024

Torturas en Malvinas: “Muchos se mueren sin ser escuchados por la Justicia argentina”

A 42 años, soldados conscriptos de Malvinas siguen a la espera de un nuevo fallo de la Corte mientras aguardan la intervención de organismos internacionales.

Torturas en Malvinas: “Muchos se mueren sin ser escuchados por la Justicia argentina”
(Foto: archivo / CPM)

A 42 años de la Guerra de Malvinas, los soldados conscriptos que fueron llevados a participar del conflicto bélico por parte del gobierno de facto continúan a la espera de que, en plena democracia, se reconozca que las torturas sufridas en las islas fueron delitos de lesa humanidad y que, en consecuencia, no prescribió la posibilidad de juzgar a los responsables. “Muchos se mueren sin ser escuchados por la Justicia argentina”, lamentó el excombatiente marplatense Rubén Darío Gleriano, uno de los denunciantes, en torno a las demoras y las negativas de la Corte Suprema en paralelo al paso del tiempo para quienes formaron parte de las tropas nacionales.

La causa comenzó en 2007 a partir de la primera denuncia contra personal jerárquico de las fuerzas armadas, motorizada por el marplatense Gleriano, radicada en La Plata y luego derivada al Juzgado Federal de Río Grande por ser el más cercano a las islas. Desde entonces casi 200 excombatientes presentaron denuncias, fueron imputados 95 militares argentinos, 3 llegaron a estar procesados y 20 fueron llamados a indagatoria.

La investigación tuvo un lento tratamiento y en 2009 tuvo una resolución en contra que marcó el devenir de la causa en los años siguientes: en ese entonces, la Cámara de Casación falló a favor de Jorge Taranto, uno de los militares acusados, al considerar que los hechos juzgados no constituían delitos de lesa humanidad y que, entonces, habían prescrito. Luego de la presentación de un recurso, la Corte ratificó el contenido de fallo en una primera intervención en la causa, pero aún sigue sin expedirse de la cuestión de fondo: si son delitos de lesa humanidad o no.

Leer también:

A pesar de ese fallo, la Justicia Federal siguió recibiendo testimonios que se sumaron a la causa inicial. Pero en 2021 hubo un nuevo revés para la búsqueda de Justicia con la decisión de la Cámara Federal de Casación Penal de hacer lugar al recurso presentado por el imputado Jorge Ferrante y anular una imprescriptibilidad que había sido dictada por la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia. Luego, esos sucesivos fallos en contra abonaron la anulación en 2022 de los únicos tres procesamientos que se habían dictado.

En todo ese laberinto judicial, lo cierto es que aún resta una última palabra de la Corte. Al respecto, en declaraciones a Somos Télam, Ernesto Alonso -el dirigente del Centro Ex Combatientes Islas Malvinas de La Plata (Cecim), uno de los impulsores- ratificó que la causa “está en manos de la Corte” y lamentó que se trata de “un organismo que no tiene plazos para resolver y que en 2015 tuvo la oportunidad de expedirse y no lo hizo en el caso Taranto”.

Mientras esperan por esa segunda resolución de la Corte en torno a la investigación o no de los hechos cometidos por militares contra su propia tropa de conscriptos, también aguardan por el tratamiento que en 2023 se confirmó que realizaría la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como consecuencia de ese primer fallo de la Corte Suprema y ante el pedido de excombatientes realizado en 2015 por investigar la responsabilidad del Estado argentino en su decisión de no investigar los apremios padecidos por los soldados.

Leer también:

LOS PLAZOS DE LA CORTE Y LA NECESIDAD DE JUSTICIA

La denuncia del marplatense Gleriano fue la que abrió paso al expediente que desde 2007 se trata en Río Grande, que en 2009 tuvo un primer revés convalidado por la Corte en 2015. Esos plazos de la Justicia y de la Corte en particular hacen que se extienda en el tiempo y se dificulte cada vez más la posibilidad que aquellos conscriptos que hoy son mayores de 60 años sean escuchados mientras en paralelo reclaman hace tiempo por otras necesidades como poder contar con asistencia de salud por parte del Estado y las deudas por pensiones que arrastran desde la guerra hasta 1991.

“Como todos los años para esta fecha, se sigue sacando el tema y presionando para que los abogados y los querellantes puedan seguir reclamando y tratando de acortar los plazos“, contó Gleriano en una nueva entrevista con Qué digital y añadió que, hasta el momento, no se sumaron nuevos testimonios a la causa. “Hasta ahora nadie más presentó. Desde el Cecim La Plata siguen pidiéndole a los compañeros que sigan presentando sus casos”.

Para impulsar aún más el camino judicial, para Gleriano sería importante esperar del gobierno nacional que impulse un área específica del Estado para tratar caso por caso: “Ningún gobierno se hace eco de lo que realmente necesitamos los veteranos. No pudieron o no quisieron. Nadie toma la resolución de tomar un área del Ministerio de Justicia para trabajar sobre todas las torturas que sufrimos los soldados en el conflicto. Nosotros hemos presentado proyectos para esto, pero nada”, resaltó.

En ese sentido, Gleriano cuestionó que la condición de “héroe” por haber participado del conflicto bélico deslinde responsabilidades por los centenares de casos en estudio sobre torturas: “¿La condición de héroe te borra todo lo que eras en el pasado? ¿Nadie toma la pava por el mango para impulsar algo desde el Ministerio de Justicia para seguir todas estas causas?”, se preguntó, con la dificultad de exigirle al gobierno un área nueva en medio de un proceso de ajuste. 

“Quien se haya mandado una macana, que la pague. Que vaya, que declare y que se verifique con los testimonios. Pero cada vez los testimonios son menos, porque nos vamos quedando en el camino. La Justicia, el Estado y la Nación no lo ven a eso. Cada uno de nosotros nos estamos yendo todos los días. Muchos se mueren sin ser escuchados por la Justicia argentina”, relató, con pesar.

Mientras los exconscriptos esperan, actualmente el máximo tribunal se encuentra en medio de un proceso de reestructuración por la jubilación de Carlos Maqueda y la designación de un reemplazante de Elena Highton de Nolasco, aunque Gleriano descree que esa renovación cambie el destino de la causa: “Uno puede pensar que si hay un integrante más de la Corte, que se agilicen los procesos. Pero también es cierto que cuando tuvo que dar un fallo lo hicieron espantosamente“, consideró respecto a un fallo de 2015 en el que convalidó el cese de la investigación contra uno de los imputados, Jorge Taranto.


(Video: julio 2023)

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

02/04/2024