Sábado 25 de mayo | Mar del Plata
29/02/2024

Críticas y pedido de informes sobre la política de separación de residuos en origen

Desde el bloque de Acción Marplatense elevaron un expediente al Concejo y criticaron la gestión municipal en términos de concientización.

Críticas y pedido de informes sobre la política de separación de residuos en origen
(Foto: ilustrativa / Qué digital)

La necesidad de contar con campañas de comunicación más eficientes en lo que respecta al sistema de Gestión integral de gestión de residuos sólidos urbanos (Girsu) y sobre todo con la separación de residuos en origen para reducir la disposición final y potenciar los ingresos de recicladores, motivó el ingreso de un nuevo pedido de informes dirigido al gobierno municipal, con duras críticas a la política desplegada por la Municipalidad y sus consecuencias: señalan que hacia 2019 menos del 30% de la población de Mar del Plata separaba la basura.

Históricamente, la separación en origen es una de las principales medidas a tomar por parte de la población para agilizar y hacer más eficiente el proceso de recuperación de residuos y reducir su acumulación en el predio de disposición final: para que se concrete resulta clave el impulso de campañas de concientización y, también, un sistema de recolección que complemente la acción individual de los hogares.

Sin embargo, tras la implementación de campañas y un sistema de recolección de la bolsa “verde” años atrás, paulatinamente fue quedando a un lado en la política al punto tal que actualmente, según registros oficiales, solo logra recuperarse el 5% del volumen total de residuos producidos.

Ese es el contexto del que parten desde Acción Marplatense al iniciar el expediente, en el que citaron la vigencia de la ordenanza N°23.486 que regula la gestión de residuos sólidos urbanos en General Pueyrredon y que promueve, en adhesión a normativas provinciales y nacionales, el cuidado ambiental, entre otros puntos.

Es que, según la normativa, se plantean como objetivos municipales el minimizar la generación de residuos, lograr un tratamiento ambientalmente sustentable y lograr la separación de residuos en origen −en los hogares− para la posterior recuperación de materiales como cartón, plástico, papel y vidrio.

Leer también:

Esos materiales resultan recuperables y vuelven a ingresar al mercado para su revalorización mediante la mano de obra de miles de recuperadores de Mar del Plata que -principalmente a partir de la necesidad- trabajan de manera informal en las calles o en el predio de disposición final, de manera organizada como Recicladorxs Urbanxs Marplatenses (RUM) o la cooperativa CURA, aunque casi siempre bajo condiciones precarizadas y sin un reconocimiento acorde a la importante tarea que realizan para el ambiente y extender la vida útil del relleno sanitario.

Según datos oficiales del Ente de Servicios Urbanos (Emsur) expuestos en el especial Descartado(s) de Qué digital, de las 1.727 toneladas que se descargan por mes en CURA -en su planta ubicada en inmediaciones del predio de disposición final-, 141 se recuperan. A su vez, con relación a lo que se dispone en el relleno sanitario, el material recuperado representa sólo un 0,37%.

RECICLAJE Y COMUNICACIÓN OFICIAL

En ese marco, desde el espacio político criticaron al gobierno de Guillermo Montenegro por su política comunicacional en términos de concientización sobre la separación de residuos en origen como una vía “fundamental” para cuidar el ambiente y que se debe realizar a través de programas educativos y medios de comunicación masivos.

Se abandonaron los estímulos y la comunicación social que convocaba a las vecinas y los vecinos a separar para reutilizar”, consideraron y advirtieron: “Hoy no encontramos campañas publicitarias activas”.

Es que la normativa que regula la gestión de los residuos establece que todo generador (domiciliario y no domiciliario) de residuos sólidos urbanos, tiene la obligación de separar en origen, una política que fue implementada a partir del 2012, justamente bajo la gestión de Gustavo Pulti. En 2015, según datos de AM, el 75% de la población realizaba la separación en origen.

Sin embargo, criticaron que esa tendencia cayó notablemente por “irresponsabilidad” e “improvisación” política de los gobiernos sucesivos al punto tal que aseguraron que hacia el 2019 la separación en origen cayó el 30% y estiman que actualmente ese número “es aún menor”.

Leer también:

Pero a la falta de “estímulos” y convocatorias para mejorar la conciencia ambiental −que haría que a la planta de CURA lleguen menos residuos mezclados−, también sumaron críticas al cumplimiento de las frecuencias para la recolección de las denominadas “bolsas verdes”, es decir, bolsas solo ocupadas por material reciclable, que según la normativa citada debería producirse en días específicos, como en su momento fueron los martes y viernes.

En ese sentido, el expediente que reclama respuestas en torno a la gestión integral de los residuos más allá del foco en la separación en origen, ahora deberá pasar por comisiones.

Entre las respuestas que esperan, solicitan al Ente Municipal de Servicios Urbanos (Emsur) que informe qué programas o acciones como campañas educativas promueven actualmente la separación en origen; si existe una partida presupuestaria destinada para la difusión de las acciones de concientización y cuál es la misma; y cuáles son los días de recolección de residuos recuperables en aquellas zonas con frecuencia de recolección semanal de 3 o 4 días.

A su vez, buscan conocer en concreto el porcentaje de la población de Mar del Plata que actualmente cumple con la separación en origen y cómo evolucionó a lo largo de los últimos años (desde 2019 en adelante); cuántas toneladas fueron recuperadas en CURA; si se cumple el convenio municipal con la cooperativa para operar la planta de separación; y cuál es el plan de gestión sustentable de residuos de aparatos eléctricos.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

29/02/2024