Viernes 22 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
01/06/2019

Boston: de oscuridad y solidaridad al triunfo y las mesas llenas

Ariel es uno de los trabajadores que soportó la desidia empresarial y hoy festeja el triunfo de la lucha con una bandeja en sus manos. La dulzura de la victoria y el deseo de reincorporar a sus compañeros de toma.

Boston: de oscuridad y solidaridad al triunfo y las mesas llenas
(Fotos: QUÉ Digital)

La Confitería Boston forjó desde sus inicios un fuerte sentido de pertenencia con la ciudad, pero el arraigo también se dio puertas adentro, entre los trabajadores y los medios de producción. Así fue como, con el impulso de mantener sus fuentes laborales, ese arraigo sirvió como motor de la lucha, los impulsó para mantener la toma durante más de un año y hoy, con la reapertura, empiezan a gozar de los frutos de no haber bajado los brazos y volver a trabajar.

Ariel fue uno de los que se mantuvo en pie de lucha durante los más de 12 meses de resistencia en el local de Buenos Aires y Belgrano. Él trabajó durante 16 años para la Confitería, y no sólo vivió el traspaso de los dueños anteriores y la aparición de los hermanos Lotero, responsables del vaciamiento, sino que incluso allí conoció a quien hoy por hoy es su compañera de vida y madre de sus hijos.

Dos meses atrás Ariel hablaba con QUÉ Digital desde la oscuridad de la sucursal tomada, detrás del mostrador improvisado donde se ofrecían las medialunas y el café con el que sostenían la lucha. Por aquel entonces, había más incertidumbre que certezas, incluso ilusiones de conformar una cooperativa, pero lo que nunca se apagó fue la ilusión de que la Boston vuelva a funcionar.

LA BOSTON CONFITERIA (7)

 

Hoy esa oscuridad quedó atrás. Las luces de la sucursal volvieron a encenderse y la charla con QUÉ Digital fue más feliz, pero también menos relajada: porque desde hoy, las mesas volvieron a tener comensales, Ariel volvió a vestir su uniforme y sus manos volvieron a sostener una bandeja con las clásicas medialunas, codiciadas más allá de los límites de la ciudad, y símbolo de la victoria.

“Es una satisfacción muy grande. Es un sueño que se nos hizo realidad. Tuvimos mucho apoyo de la gente en este tiempo, tanto agrupaciones como gremios, gente de Mar del Plata y también familiares. Es una felicidad enorme”, expresó Ariel, entre mesas y comandas.

REAPERTURA CONFITERIA BOSTON CAFE (10)

Pero a pesar de la felicidad, no olvida a sus compañeros de toma que no pudieron incorporarse a la reapertura: “Estamos trabajando mucho gracias a dios y esperemos que la gente nos pueda seguir ayudando y que los compañeros nuestros de la toma que momentáneamente quedaron afuera se puedan reincorporar a la brevedad, porque de los 11 de la toma entramos seis  y quedaron cinco o seis compañeros que restan entrar para trabajar. Una vez que esto vaya evolucionando, cuando vaya levantando la cantidad de trabajo, se van a ir sumando de a uno”, manifestó.

A pesar de esa deuda que se mantiene con quienes soportaron la desidia empresarial, este sábado el sabor dulce de la reapertura no estuvo sólo en las medialunas: “Es un sabor dulce haber recuperado nuestra fuente laboral. No tengo palabras para describirlo pero es algo hermoso después de una lucha enorme. Es un triunfo bien ganado. La gente acompaña y esperemos que tengamos esta concurrencia y todos los días un poquito más, eso nos va a dar una mano importante”, concluyó.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,