Sábado 13 de julio | Mar del Plata
10/10/2021

Turismo social en Chapadmalal: “Tenemos ansiedad por ver todos los hoteles abiertos”

Desde el Ministerio de Turismo y Deportes proyectan la apertura de los primeros hoteles en noviembre. El año que viene iniciarán obras en el número 3, cerrado desde la década del 90.

Turismo social en Chapadmalal: “Tenemos ansiedad por ver todos los hoteles abiertos”
(Foto: Qué digital)

Con el respiro que da por estos meses la pandemia de coronavirus, sumado a las tareas de refacción que se llevan adelante desde 2020 en los hoteles de la Unidad Turística Chapadmalal, el gobierno nacional proyecta que durante la próxima temporada de verano empiece a repuntar el turismo social, un ícono del peronismo apagado en algunos casos desde hace décadas. Las obras y las proyecciones del Ministerio de Turismo y Deportes para que los hoteles vuelvan a funcionar en plenitud y para lo que fueron construidos, “para que cualquier argentino o argentina pueda vacacionar independientemente de su situación socioeconómica”.

Luego de una temporada limitada por la pandemia de coronavirus y el estado de las instalaciones, se espera que en noviembre o diciembre comiencen a llegar contingentes y que hacia los primeros meses del 2022 incluso estén abiertos cinco hoteles (1, 2, 5 y 9, en un primer tramo, y luego el 6). “Tenemos mucha ansiedad por ver todos los hoteles abiertos“, se sinceró en diálogo con Qué digital Inés Albergucci, subsecretaria de Calidad, Accesibilidad y Sustentabilidad, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Turístico y articuladora de las administraciones de las unidades turísticas icónicas de General Pueyrredon y Embalse (Córdoba).

LAS OBRAS

Con el cambio de gestión, en 2020 comenzaron diferentes trabajos de mantenimiento que se centraron, por un lado, en el reacondicionamiento de los hoteles que estaban abiertos: 1, 2, 4 -para el turismo social- y el 5, que había sido utilizado por Gendarmería durante la gestión del macrismo, que incluso buscó instalar de manera permanente una escuela de formación de gendarmes en los hoteles 7 y 8. “Nosotros empezamos a trabajar en la puesta en valor de esos hoteles, con tareas de mantenimiento y después empezamos reparaciones mucho más a fondo“, mencionó la funcionaria.

Sin embargo, en el medio irrumpió la pandemia y también alteró los planes: algunos hoteles se prepararon como potenciales espacios de aislamiento de pacientes leves de coronavirus -aunque finalmente no hicieron falta las camas- e incluso en el hotel 4 se alojaron personas en situación de calle en medio de la cuarentena.

Leer también:

Como parte del plan de obras -a través del cual aseguran ya se invirtieron unos mil millones de pesos– ya se realizaron importantes intervenciones en los hoteles 1, 2, 5 y 6, con obras como pintura, arreglos en los techos, instalaciones eléctricas, accesibilidad, ascensores y baños, entre otras.

(Foto: Ministerio de Turismo y Deportes)

Las obras, sin embargo, apuntan a todo el complejo, de manera integral, con fuerte impronta inclusiva para personas con discapacidad o movilidad reducida e incluso con financiamiento internacional: “En el hotel 4 el Ministerio de Obras Públicas está haciendo una licitación por una puesta en valor integral y para el hotel 3, conocido como el hotel de los niños, que está cerrado desde los Juegos Panamericanos, pedimos un crédito internacional y estamos a la espera de una inversión de 7,5 millones de dólares“, anticipó aunque una vez adjudicadas, las obras comenzarían recién en 2022 ante las demoras en los procesos administrativos.

“Siempre decimos que esto es una prioridad en la gestión y se vio expresado en el presupuesto y las acciones”, aseveró.

LAS PROYECCIONES

La funcionaria del ministerio que conduce Matías Lammens, señaló que el objetivo central es la puesta en valor pero que lo que se busca, también, es “ir abriéndolos a medida que se van refaccionando“. Así, se permitió anticipar que este mes abriría la inscripción para la llegada de los primeros contingentes en noviembre o diciembre, con la apertura de los hoteles 1,2, 5 y 9 y el regreso del programa de la Comisión Provincial por la Memoria, “Jóvenes y Memoria”, y la posible apertura del 6 para el mes de febrero.

Así, estiman que para los primeros meses de reapertura haya disponibles al menos 1300 plazas, producto de los dos hoteles categoría A (1 y 2) con cerca de 300 plazas ambos, y los dos de Categoría B, con alrededor de 600 plazas cada uno. Hacia el final del plan de obras, esperan llegar a tener disponibles las 4.400 plazas entre los 9 hoteles.

“Ya para enero o febrero, en el período de vacaciones, se priorizará a las familias para que puedan disfrutar de sus vacaciones en nuestros hoteles, para lo cual para ese entonces estará abierta la inscripción por la página de Turismo Social”, anticipó.

Leer también:

“Estamos recuperando las unidades, con el esfuerzo de los trabajadores que desde hace años están trabajando allí, que dejan todo y tienen un amor por nuestras unidades que nosotros acompañamos y queremos levantar ese espíritu que tiene el turismo social para generar posibilidades para que cualquier argentino o argentina pueda vacacionar independientemente de su situación socioeconómica”, dijo, y anticipó que en busca de ese objetivo se está trabajando “con cada una de las provincias”.

Entre las proyecciones, además, afirmó que buscarán sostener la oferta del turismo social durante todo el año, con distintos contingentes y que no se limite a lo gastronómico ni a la limpieza, sino que se trate de un servicio de hotelería integral, “con recreación, mantenimiento general, para cuidar las instalaciones y brindar un mejor servicio”, explicó.

“Este emblema del turismo social solo tiene sentido en tanto y en cuanto sea disfrutado por todos los argentinos y en particular por los que menos tienen“, definió.

Albergucci en recorrida junto al director nacional de Turismo Social, Mauro Vázquez. (Foto: Ministerio de Turismo y Deportes)

TURISMO SOCIAL, ENTRE LA DESINVERSIÓN Y LA PANDEMIA

En noviembre se prevé la apertura de los primeros hoteles después de una temporada atípica que, en pandemia, solo permitió la apertura de los hoteles de Categoría A, es decir, el 1 y el 2, priorizados por tener baños individuales, “por cuestiones de protocolo y aforos“.

El objetivo central era sostener la política de turismo social a pesar de la situación epidemiológica y en medio de una infraestructura en estado crítico producto de un “vaciamiento” de esa política social: “En los cuatro años de la gestión anterior hubo una caída estrepitosa de los visitantes por dos motivos. Por la desinversión del área y por el cierre de hoteles. Recibimos solo tres hoteles abiertos para turismo social de 9. Entonces hubo una caída del 70% de lo que se recibía en las gestiones anteriores”, reflexionó Albergucci.

En ese sentido, remarcó que “a un hotel que se cierra durante 4 años no es posible ir y abrirlo como si nada. Hay que hacer toda una inversión importante, integral, que nos lleva un promedio de entre 7 y 9 meses por hotel”. “Tenemos mucha ansiedad por ver todos los hoteles abiertos, pero esto lleva un tiempo“, reconoció.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

10/10/2021