Lunes 21 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
13/09/2020

“Yasomago”, el artista que retomó la enfermería durante la pandemia de coronavirus

Nahuel Ferrer volvió a ejercer como enfermero. “Este virus se propaga muy rápido y no estamos preparados para tanto. Esto no es joda”, reflexionó.

“Yasomago”, el artista que retomó la enfermería durante la pandemia de coronavirus
(Fotos: Facebook Yasomago)

De payaso y mago a enfermero. El avance de la pandemia de coronavirus llevó a Nahuel Ferrer, conocido en el ambiente artístico marplatense como “El Yasomago”, a retomar el oficio de enfermero. Lejos de las animaciones infantiles, los escenarios y de su hijo de cinco años, el artista transmitió un mensaje para que la sociedad tome conciencia. “Este virus se propaga muy rápido y no estamos preparados para tanto. Esto no es joda”, reflexionó.

Nahuel comenzó a estudiar magia a los 14 años y confiesa que siempre fue algo que le llamó la atención. “Mis primeros trucos los compré en calle Rivadavia a los vendedores ambulantes. Después estudié con el Mago Alan en Mar del Plata, en Buenos Aires seguí, hice diferentes talleres de clown y teatro que fueron sumando para crear a ‘El Yasomago’, mitad mago mitad payaso”, compartió en una charla con Qué digital.

“El Yasomago” es muy popular en las fiestas infantiles y además durante las vacaciones de invierno y de verano se sube al escenario para entretener a las familias. Así participó de espectáculos como “Moroko diversión” y protagonizó su propia obra en el Centro Cultural Osvaldo Soriano. Pero una vez que llegó la pandemia de coronavirus, la actividad disminuyó abruptamente y este artista intentó seguir trabajando en formato virtual pero al principio la gente no conocía ni entendía mucho de la plataforma Zoom.“Había mucha incertidumbre (respecto a) si eso iba a funcionar o no, si los chicos iban a prestar atención”, detalló Nahuel.

Tras ocho años de vivir de la magia y del entretenimiento, y dada la crítica situación por la emergencia sanitaria,  Nahuel salió a buscar un trabajo estable vinculado con algo que había estudiado apenas terminó la secundaria, luego dejó y finalmente retomó a los 23 años: enfermería.  Durante cinco años no ejerció, pero “la pandemia hizo que volviera a ejercer la profesión que elegí y en esta época tan difícil, el destino así lo quiso, siempre fue mi as bajo la manga”, sostuvo. Si bien la búsqueda comenzó por necesidad, el artista que ahora trabaja como enfermero admite que siente que es una manera de “aportar su granito de arena”.

Así fue que comenzó cubriendo guardias en distintas clínicas de la ciudad, hasta que quedó fijo en un hogar de ancianos que tiene pacientes con covid. “Tratamos de atenderlos para que estén lo mejor posible, cuando se complica los derivamos al HIGA”, explicó y agregó que de los veinte trabajadores del lugar, actualmente quedan seis trabajando, ya que algunos pertenecen a grupos de riesgo, aunque la mayoría está en aislamiento: o porque aguardan los resultados de los hisopados o porque dieron positivo.

Sin embargo, desde que se declaró la transmisión comunitaria del virus en la ciudad, Nahuel admite que su vida cambió drásticamente. “Hacemos 16 horas, doble turno, descansamos y volvemos a entrar”, graficó.

“Los trabajadores de salud estamos pasando por un momento muy difícil”, explicó y sumó: “Cada día tenemos un compañero menos en la guardia, por diferentes motivos. Cada vez tenemos que trabajar más horas y cubrirnos entre nosotros, sin descansos, para no fallar a los compañeros, para no fallarles a los pacientes”.

Según describió, en las últimas semanas incrementó mucho el trabajo y por ende “las horas detrás de doble barbijo, máscaras, antiparras, mamelucos, camisolín”. “Es vestirse y desvestirse cada vez que tenés que entrar a la sala”, subrayó.

Frente a este contexto, también decidió mantener distancia con su familia y por eso solo ve a su hijo de cinco años a través de videollamadas. “No por negligencia en nuestros cuidados, sino por descuidos que puede tener cualquier persona, más cuando uno está cansado, más cuando uno pasa por todo este estrés”, aseguró.

Es por eso que eligió las redes sociales para visibilizar su mensaje e intentar generar conciencia. “El virus se esparce y es una guerra de nunca acabar. Necesitamos más empatía. El sistema de salud está al borde del colapso. De esta salimos todos. Fuerza a todos los trabajadores de salud”, reflexionó el artista y enfermero, que ahora está en la primera línea de batalla.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,