Un año, todo un año

Editorial | Redacción QUÉ Digital

01/10/2015
Un año, todo un año

La premisa parecía simple y obvia, pero anacrónica y utópica: hacer periodismo independiente. Juntar esfuerzos, ideas, sueños, pasión, horas, sangre, aliento y hacer periodismo independiente en Mar del Plata. Algunos se fueron, otros llegaron: siempre con la convicción de informar sin presiones empresariales ni políticas como bandera.

Pasó un año desde que esa premisa se convirtió en QUÉ y en ese año pasó de todo, de todo en serio, con el fin de informar, de estar en la calle, de ayudar a los que más lo necesitan, de exponer a quienes les molesta la luz.

Un año de latir al ritmo de la ciudad, de ser parte del día a día de Mar del Plata, de ingresar en la casa de todos, en los celulares, en la vida. Un año desde que se formó ese pacto tácito que sostenemos con el tiempo y en el que aseguramos que, pase lo que pase, vamos a estar.

En este año, todo. La presidenta del Concejo Deliberante fue destituida y ahí estuvimos nosotros, no por maniobras políticas orquestadas, sino por la decepción de saber que un lugar democrático fue manchado y que todo el circo fue tan obviamente utilizado. Informar con ojo crítico.

También informar desde la pasión, con el ascenso histórico de Aldosivi a primera división, el de Unión; con coberturas del sentir cultural en la ciudad, con historias llenas de música, de teatro, de libros y demás.

En el año del escándalo de las licencias truchas, no solo contamos el accionar de una banda que movió millones de pesos al vender registros de conducir; contamos que esto salpicó a los funcionarios, a la Municipalidad, a la confianza colectiva. Y también contamos que encima de todo hubo cuatro muertes ocasionadas por personas que no deberían haber estado al volante.

Un año de estar junto a las víctimas, no desde la lástima, sino desde el periodismo comprometido y social. Estuvimos ahí para contar la sentencia al violador serial Claudio Napolitano, contamos quién fue, lo fotografiamos, lo mostramos y no solo a él; narramos historias, la de la vida que se rompe, la de la vida que se arregla, la de la vida que lucha.

Pasó un año, y fueron muchas notas, muchas horas, muchas discusiones, muchas peleas, muchas alegrías y muchas decepciones. Pasó un año de un camino de autogestión, de una idea de periodismo, de una manera de ejercer periodismo.

***

Pasó un año en el que nos acompañaron y nos siguen acompañando. Ese es el premio.

Ver más: , , ,

Comentarios