Jueves 07 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
14/02/2023

Lucía Pérez, segundo juicio: los vecinos de Farías y un final abrupto

Durante la quinta jornada declararon sólo dos testigos. Interrumpieron la audiencia ante una queja de la defensa por el ruido de una manifestación.

Lucía Pérez, segundo juicio: los vecinos de Farías y un final abrupto
En el medio, el abogado César Sivo (Fotos: Qué digital)

Mientras afuera en el día en el que hubiera sido el cumpleaños 23 de Lucía Pérez organizaciones mantuvieron su reclamo de justicia con una nueva manifestación y festival, adentro de la sala del Tribunal Oral en lo Criminal Nº2 dos nuevos testigos le dieron continuidad al segundo juicio en el que los dos acusados, Matías Farías y Juan Pablo Offidani, enfrentan la imputación de abuso sexual con acceso carnal agravado por el suministro de estupefacientes seguido de muerte en concurso ideal con femicidio. Los jueces dieron por terminada la audiencia de manera abrupta por una queja de la defensa ante los ruidos que provenían del exterior.

En la quinta audiencia del debate, al igual que en las anteriores, no estuvieron presentes los acusados y sí los padres de Lucía, Marta Montero y Guillermo Pérez. Y a lo largo de tres horas fueron sólo dos los testigos que expusieron ante las partes y los jueces Gustavo Fissore, Alexis Simaz y Roberto Falcone.

Es que la audiencia terminó de manera abrupta: cuando empezaba a declarar el tercer testigo el abogado defensor de Juan Pablo Offidani, César Sivo, planteó que por un problema que padece en sus oídos se le dificultaba poder seguir la exposición: de fondo se escuchaban los bombos de la manifestación realizada afuera de Tribunales, que desde esta semana ya no cuenta con el vallado colocado en las dos primeras jornadas.

Marta Montero, la mamá de Lucía, en el festival montado afuera de Tribunales

El abogado sostuvo que su problema auditivo ya lo había expuesto ante el Tribunal antes de empezar el debate. Tras esa exposición y expresiones de rechazo por parte de las abogadas de la familia, Verónica Heredia y María Florencia Piermarini, los jueces decidieron alrededor de las 13 dar por terminada la audiencia de este martes -que de todas maneras tenía previsto como horario de finalización a las 13.30- y retomar la actividad este miércoles a partir de las 8.30.

Los magistrados afirmaron que transmitirán la situación a la Superintendencia de Tribunales, a cargo de la Cámara de Apelación, para que se evalúen las medidas que se consideren. Mientras tanto, el tercer testigo de la jornada quedó sin declarar y deberá volver a presentarse este miércoles.

Leer también:

LAS DECLARACIONES

Entre las dos declaraciones escuchadas este martes antes de la suspensión de la audiencia estuvo la de la mujer que le alquilaba la casa a Farías, donde se produjo el hecho, en el barrio Alfar. Allí, este miércoles -en horario a confirmar- se llevará a cabo una inspección de las partes, por pedido de la fiscalía.

Durante su declaración, la mujer que le había alquilado desde hacía unos diez días a Farías la casa dijo que sólo había accedido a ello por pedido de Offidani -a quien conocía desde chico- y contó que en la noche del viernes 7 de octubre de 2016 -previa a la del hecho- Farías había estado en su casa, ya que su pareja es tatuador y le había realizado un diseño. 

En ese marco, la testigo relató que Farías le dijo que había “invitado a una chica” y que le mostró en el celular -mientras se “mensajeaban”- una foto de ella que después reconoció como Lucía. También recordó que Farías le contó que la había conocido a través de una amiga del barrio.

Después, relató lo ocurrido al día siguiente, durante el sábado, cuando la fue a buscar la policía que había ido a la casa con Farías -luego del traslado del cuerpo a la sala de salud- para retirar las pertenencias de Lucía que allí habían quedado.

“¿Podés venir? porque se murió una chica”, recordó la vecina que le dijo Farías y también señaló que el joven le pedía constantemente “perdón”. Al haber participado, por pedido de la Policía, del retiro de las pertenencias de Lucía en carácter de testigo, la mujer dijo que la casa estaba “desordenada” y que le llamó la atención que el baño estuviera “mojado”. Ante una pregunta particular, manifestó que había observado que “había mucha humedad” aunque después reparó en que “siempre estaba con mucha humedad”.

Leer también:

En su relato también contó que el día siguiente, el domingo, había visto y hablado con Farías, quien le regaló bombones que, según le manifestó, “eran para ella”, y facturas y una Cindor que era, también según le dijo el acusado, lo que iba a desayunar con Lucía. El fiscal, ante esa afirmación, le preguntó si el sábado en su entrada a la casa de Farías había observado esas mismas cosas y respondió no recordarlo.

La mujer también consideró que en ese momento Farías “estaba muy angustiado” y se explayó sobre qué le dijo de lo que había ocurrido ese sábado. Así, relató que le contó que “había estado con la chica, que habían tenido relaciones sexuales, que la chica se empezó a descomponer, que había llegado a la casa mal y que había estado consumiendo cocaína”.

A eso sumó que en un momento, siempre según ese relato de Farías, cuando él bajó y subió (a la habitación) Lucía estaba descompuesta y ahí fue cuando llamó a Offidani “para que lo fuera a ayudar para bajarla” de la habitación y trasladarla al Centro de Atención Primera de la Salud (CAPS) de Playa Serena.

Leer también:

QUÉ PASÓ AFUERA DE LA CASA DE FARÍAS

El primer testimonio de la quinta jornada fue el de una vecina que vivía al frente de la casa de Farías, en el barrio Alfar. La mujer recordó que el sábado del hecho mientras estaba con su familia afuera vio la llegada de la camioneta de Offidani con otro hombre, que era Alejandro Maciel (fue absuelto en el primer juicio y murió en 2020). Y relató que quien conducía el vehículo estuvo unos 15 minutos adentro y salió para pedirle al otro hombre que también entrara a la casa.

Asimismo, recordó que a los 25 o 30 minutos salieron los dos junto a quien vivía en el lugar -Farías-, quien llevaba el cuerpo de Lucía. Una vez subida en la caja de la camioneta -relató- Farías golpeaba la cara de Lucía y le decía: “Despertate, Lucía, dale”, aunque mirando hacia ellos.

También señaló que “varias veces” había visto previamente la camioneta en esa casa y recordó que con anterioridad había visto al conductor “pasarle algo” a otros jóvenes y que luego vio a ellos dos aspirando cocaína afuera de su casa.

La investigación da cuenta que Farías había conocido a Lucía Pérez el viernes 7 de octubre de 2016 al venderle marihuana junto a una amiga afuera de la Escuela Media N° 3. A eso le siguió un intercambio de mensajes que derivó en que al día siguiente, el sábado 8, la pasaran a buscar en la camioneta de Offidani -en la misma que se desplazaban al momento de la venta de drogas- para ir hasta la casa de Farías en el barrio Alfar. 

Allí para los acusadores se produjo el abuso sexual por parte de Farías tras la provisión de drogas que causó, de acuerdo a los peritos -en un punto variable a lo largo del caso- la “asfixia tóxica” que provocó la muerte de la adolescente en medio de una situación de vulnerabilidad. Para la defensa, en cambio, se trató de “relaciones sexuales consentidas”.

Leer también:

EL JUICIO

Hasta el momento, en el juicio habían declarado en la primera audiencia la mamá, el papá y el hermano de la adolescente, quienes recordaron cómo fueron los últimos momentos con ella y los primeros tras enterarse del hecho, y dos amigas, una de ellas centrada en cómo conocieron a Farías por venderles marihuana.

En el segundo día prestaron declaración un enfermero y el exsubsecretario de Salud municipal, Pablo De la Colina, quien fue el médico que estaba de guardia en el centro de salud de Playa Serena ese sábado  8 de octubre de 2016 y quien recibió y constató la muerte de Lucía. A lo largo de las jornadas también expusieron ocho policías que acudieron a la sala sanitaria ante el traslado de la adolescente y formaron parte de la investigaciones y las detenciones y un vecino que estaba en ese momento en la zona del centro de salud y observó la llegada de la camioneta. También lo hizo quien era por entonces la coordinadora del CAPS.

El tercer día estuvo reservado para cuatro peritos que intervinieron a lo largo de la causa y que volvieron a señalar -como en el primer juicio– el causal de muerte vinculado con una “asfixia tóxica, con congestión y edema pulmonar”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

14/02/2023