Martes 29 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
15/10/2016

Escrachan la escribanía Offidani: “Violadores, asesinos, narcos”

Un grupo de mujeres que participaba de la concentración para pedir que se haga justicia por el crimen de Lucía, rompió vidrios y pintó el frente de la oficina del padre de uno de los dos detenidos por el crimen.

Escrachan la escribanía Offidani: “Violadores, asesinos, narcos”

Mientras la multitudinaria concentración frente a la Municipalidad para exigir justicia por Lucía seguía en pie, un grupo de mujeres se separó del grupo mayoritario y fue hasta la escribanía Offidami para escrachar a la familia de uno de los dos detenidos por el brutal crimen de la adolescente de 16 años.

“Asesinos, violadores, narcos”. Con estos mensajes pintados en aerosol negro y verde quedó el frente de la oficina del escribano Eduardo Offidani, padre de Juan Pablo Offidani, de 41 años, ubicada en avenida Colón entre Independencia y Catamarca.

Rompieron algunos vidrios del frente de la escribanía, pegaron carteles con mensajes tales como “A Lucía la violó el patriarcado” y “El machismo es fascismo”. Además, le escribieron en la vereda “A donde vayas te iremos a buscar, asesino”.

Escrache Offidani Lucia2

La concentración en las puertas del Palacio municipal había comenzado cerca de las 14, luego de la multitudinaria movilización desde Playa Serena hasta el barrio Alfar, donde Lucía Pérez fue violada y brutalmente asesinada hace una semana.

Cerca de las 17, un grupo minoritario de mujeres de distintas agrupaciones sociales que participaban de la movilización en el centro de Mar del Plata, se desvió hacia la avenida Colón, hasta las puertas de la oficina del padre de Juan Pablo Offidani, presunto responsable -junto a Gabriel Farías- por el femicidio de la adolescente. Ambos permanecen detenidos mientras avanza la investigación y se busca a un tercer partícipe del violento hecho.

La familia de Lucía había pedido especialmente que nadie ocasionara destrozos para no entorpecer la causa.

El escrache se concretó en menos de diez minutos. Luego, dos móviles con personal de Infantería llegaron al lugar para “resguardar la integridad física de la oficina”, que ya lucía las pintadas, los vidrios rotos, la vereda escrita y algunas letras del cartel arrancadas.

La escribanía del padre del hombre detenido por el crimen quedó marcada por la bronca, la impotencia y el repudio colectivo a los violadores y asesinos.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,