Martes 05 de marzo | Mar del Plata
¡Seguinos!
12/02/2024

Hace cinco meses espera una prótesis y IOMA no se la cubre: “Mi vida es un calvario”

Luego de haberse luxado la cadera, conseguir un hospital que la acepte en medio del corte de atención fue una “odisea” para Roxana. Hoy espera una nueva prótesis.

Hace cinco meses espera una prótesis y IOMA no se la cubre: “Mi vida es un calvario”
(Fotos: Qué digital)

Roxana tiene 56 años y es una de las tantas afiliadas de IOMA en Mar del Plata que se encuentra en una situación compleja de salud. Desde hace cinco meses espera una prótesis para poder llevar una “vida normal” y utilizar su pierna sin correr el riesgo constante de luxarse. Pero la misma operación que IOMA le cubrió años atrás para colocarse una prótesis que luego falló, ahora no está garantizada y desde hace meses asegura que su vida “es un calvario”.

En 2016 le descubrieron a Roxana un tumor en la cabeza del fémur, el hueso largo de la parte superior de la pierna. Pero en ese momento, cuenta, fue un “trámite de oficina” conseguir la aprobación de IOMA para pasar a realizarse la cirugía −con cobertura al 100% incluso para la etapa de rehabilitación− en donde le colocaron una prótesis que, años después, falló.

Leer también:

“Ciertas veces escuchaba sonidos de mi cadera que los tomaba como normal, pero cuando se lo dije a mi médico se preocupó”, relata a Qué digital. “Un día haciendo un movimiento tonto, levanté la pierna un poco más arriba de lo que evidentemente esa prótesis podía soportar, me luxé la cadera y me quedé con la pierna en la mano“, cuenta.

Fue en ese entonces, principios de septiembre de 2023, cuando comenzó la “odisea” para Roxana en medio de la crisis que comenzaba a desatarse en IOMA con una atención limitada y que finalmente derivó en un corte total de prestaciones en diciembre en las clínicas Colón, Pueyrredon y 25 de mayo.

“Soy profesora de educación física y siempre hice actividad física porque me gusta, soy una mujer activa. Ese día (31 de agosto) estaba en un gimnasio, había ido a buscar una compañera. Esperamos una hora y media a que llegara la ambulancia. Y cuando estaba ahí los médicos me contaron que habían llevado a un hombre de IOMA con un infarto que lo rechazaron de todas las clínicas, igual que a mí”, recuerda Roxana.

Leer también:

“Fuimos a la clínica de fracturas y nos dijeron que no atendían IOMA. De ahí fuimos a la Colón, misma situación. Después, 25 de Mayo, misma situación. Todos esto con dos calmantes de morfina que no me hacían nada y que si me soltaba la pierna quedaba abierta como una mariposa”, relata.

Última jornada de reclamos que incluyó una movilización desde IOMA a la Municipalidad y un “bocinazo”

Fue en el Hospital Interzonal en donde finalmente logró atenderse, aunque previamente también la rechazaron ahí por el hecho de estar “colapsados”  y por contar con obra social, la misma con la que el resto de las clínicas la rechazó. Luego de la cirugía, cuenta Roxana, la médica vio su placa en donde le aseguró que si bien la prótesis había sido puesta de nuevo en su lugar, corría riesgos de volver a luxarse porque estaba fallada.

“Mi médico fue el que me puso en autos cuando fui. Me dijo ‘vas a tener que conseguir la plata porque tengo dos pacientes que están hace seis meses en cama esperando la prótesis de IOMA’. Ahí empezó mi odisea. Me habían dado fecha de operación para octubre en la Clínica del Niño y ya tenía quirófano”, cuenta. Para esa fecha, la prótesis valía cerca de un millón y medio de pesos.

Leer también:

Pero la prótesis y la operación nunca llegaron, incluso después de haber contactado a Homero Giles, el presidente de IOMA, y a Santiago González, el por entonces director regional de la obra social en Mar del Plata, del que ahora trascendió su renuncia y pase a Región Sanitaria VIII.

“Nadie me resolvía nada. González me dijo ‘yo soy psicólogo, me imagino cómo debes estar vos… podés charlar conmigo'”. Pero a pesar de las promesas de solución de varios funcionarios y un recurso de amparo, la prótesis no llegó.

Mi vida es un calvario, me quiero sentar en el inodoro y me tengo que agarrar de las paredes. El médico me dijo que piense todos los movimientos, que no me agache profundo. Tengo 56 años, ¿por qué tengo que vivir como si tuviera 100? Quiero subir la pierna a la ducha sin pensar cómo tengo que moverla

Para Roxana, los trámites que le hicieron hacer fueron una “pérdida de tiempo” porque “saben cómo complicarte la situación”. Sin respuestas y mientras los funcionarios afirman que IOMA “va a salir” de la crítica situación que atraviesa y mientras los reclamos en la delegación se multiplican pidiendo respuestas al gobierno de Axel Kicillof, miles de personas viven “como pueden” en situaciones complejas: con enfermedades −muchas de ellas críticas−, en situación de discapacidad y sin atención medica ni insumos o medicamentos.

“González se va a la Zona VIII a ganar fortuna. No sé cómo vivimos mansos, así. He visto a una señora ir en silla de ruedas a reclamar pañales que no le daban. Es una locura. Yo reclamo una prótesis que sale fortuna pero esta señora reclamaba pañales en silla de ruedas, solita. Hoy IOMA está reventado“, lamenta Roxana.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

12/02/2024