Lunes 23 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
20/06/2019

Hospital Materno Infantil, la salud pública al servicio del recién nacido

Cómo trabaja la institución que atiende más de 4.500 partos al año. La complejidad en cuanto a prematuros, la tarea de las Damas Rosadas y qué pasa con los bebés abandonados en el hospital.

Hospital Materno Infantil, la salud pública al servicio del recién nacido
(Fotos: QUÉ Digital)
Alina Rodríguez Martín

Autor: Alina Rodríguez Martín

[email protected] @AlinaNahime

El parto es uno de los procesos fisiológicos naturales más antiguos de la humanidad. Históricamente las mujeres han parido con o sin asistencia, pero desde que la ciencia avanzó este proceso ha sido intervenido para mejorar las condiciones tanto para el recién nacido como para la madre. La incertidumbre, los miedos y la ansiedad crecen a medida que avanzan las semanas de embarazo.

¿Cómo es el acceso de quienes optan -ya sea por elección o por falta de opciones- por tener sus hijos en el Hospital Materno Infantil de Mar del Plata? ¿Cómo es el trabajo diario de una institución que alberga y contiene a una población tan variada? ¿A qué problemáticas se enfrentan actualmente? Mitos y realidades: ¿es cierto que luego de los partos hay bebés abandonados en el hospital?

Para intentar responder algunas de estas preguntas, y conocer un poco más respecto al funcionamiento del hospital, QUÉ Digital se acercó a la institución médica de Castelli 2450 para dialogar con Karina Conde, directora asociada del Materno Infantil, y conocer de cerca el trabajo que realizan a diario, en su mayoría con una población que se presenta como vulnerable.

En el hospital, el área de Obstetricia brinda atención para cubrir las distintas demandas de la especialidad, como por ejemplo, consultorios para patología cervical, ginecología y obstetricia infanto juvenil, impartiéndose también cursos de psicoprofilaxis para el parto. Y en ese marco, desde la dirección destacan el equipamiento con el que se cuenta, en especial en áreas como la Unidad de Terapia Intensiva Infantil, Neonatología y Terapia Intensiva Neonatal, sectores donde la dotación técnica y humana alcanza “un nivel de profesionalismo excelente”.

MATERNO INFANTIL HOSPITAL (4)

En 1903 se colocó la piedra basal sobre la que se levantó el edificio del Materno Infantil y con el correr y la erosión de los años su vieja estructura sufrió numerosas reformas: en 1977 pasó de ser Hospital General a Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil, hasta que una parte considerable fue demolida para dar paso al nuevo edificio que conforma el actual hospital, inaugurado el 15 de febrero de 1982.

Pero en detalle, ¿cómo es el seguimiento de cada embarazo? Cada paciente se atiende primero en el Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) más cercano y recién cuando entra en la semana 36 se la deriva al Hospital Materno Infantil. “Puede atenderse en el hospital de manera precoz si tiene una patología y justifica una atención en el hospital, por ejemplo una diabetes insulino requeriente, puede estar de 12 semanas y atenderse en este hospital ya que hay un consultorio de alto riesgo y se hace un seguimiento de las pacientes con patologías”, explicó Conde.

En números fríos, solo durante el 2018 se atendieron 4700 partos, de los que un 48% fueron cesáreas y un 53% partos naturales. “Ese porcentaje son por cesáreas previas, electivas o por alguna cuestión de emergencia que indique que una mamá tenga que tener una cesárea. Se trata de cuidar a la mamá y al bebé”, señaló.

En cuanto a la atención y equipamiento, el hospital es uno de los más prestigiosos en la ciudad y la zona, ya que se recibe a pacientes de toda la región sanitaria. “Por lo general lo que se hace es derivar a las pacientes porque tiene una patología y no pueden resolverla o porque no tienen Neonatología, aunque sea un nacimiento a término o normal”, agregó en esta línea la profesional.

Como cualquier hospital del sistema de salud pública, el Materno Infantil está al servicio de una población muy heterogénea. Acuden familias humildes sin obra social, mujeres de otras regiones, otras con problemas de adicciones y también realizan sus controles médicos las mujeres que están en la cárcel, con condena o prisión preventiva. A su vez, el hospital asiste a una variada población en cuanto a las edades de las pacientes. En este punto, Conte detalló que las edades de las madres son amplias, pero en lo que hace al embarazo adolescente el grueso “no son las mujeres de 14 años”, sino que “engrosan la cifra más las de 19 o 18”, confió.

MATERNIDAD (2)

Los profesionales del Materno Infantil, al servicio de la mamá y el recién nacido (Foto: QUÉ Digital)

 QUÉ PASA CON LOS BEBÉS QUE NACEN PREMATURAMENTE 

La sala de Neonatología cuenta con tres médicos de guardia por día, de lunes a viernes. “Hay días que son cuatro y por turno hay entre 10 y 12 enfermeras. De enfermería son cuatro turnos por día más dos jefas del sector y una de Neonatología”, explicó al respecto Eduardo Alonso, médico de Neonatología, junto a Silvia Huichald, enfermera del área. Según expusieron, a estas tareas se suman también los residentes que se especializan gracias a las prácticas.

“Nosotros hacemos seguimiento de bebés recién nacidos prematuros extremos, los seguimos hasta los siete años de vida. Si nació con más de 1,500 gramos  y no tiene una patología muy compleja los seguimos atendiendo hasta los 2 años de vida. Y después se siguen chiquitos con diferentes patologías: síndrome de down, pacientes quirúrgicos, con alguna alteración intestinal, infecciones congénitas. Esos pacientes también reciben un seguimiento y control hasta los dos años”, detallaron.

En ese sentido, y luego de la internación en este tipo de casos, las enfermeras se encargan de brindarle a los padres y madres una charla previa al alta. “Se trata de una charla de prealta que se le da a los padres y madres de Neonatología para que sepan dónde queda el consultorio, cómo se tienen que presentar, qué es lo que tienen que llevar, el cuadernito que no les falte la planilla de alta. Nosotras los recibimos, pedimos el cuadernito y ahí les ponemos toda la información para que ellos lean y vean cómo tienen que manejar a sus bebés también en su casa y cualquier inquietud que tengan, vuelvan al consultorio”, indicó Huichald.

“El consultorio acá es bastante abierto, por lo que tengo entendido en otros lugares se controla peso, talla pero cuando hay alguna otra interconsulta, el paciente tiene que recurrir a la guardia o al consultorio de pediatría. En el Hospital Materno Infantil si el paciente se enferma lo vemos nosotros y le hacemos hasta  las órdenes de las leches. Es decir, tratamos de facilitarles todo”, sumó, en lo que refiere a la atención y el recurso humano.

Dada la variedad de pacientes, los especialistas se ocupan de realizar un seguimiento preciso. “Hacemos un seguimiento para ver si cumplen o no con los controles. Hacemos una fichita de cada paciente cuando ingresa al consultorio y cada tanto vamos mirando para ver si concurrieron a los controles y estamos en contacto permanente con Servicio Social que va casi todos los días al consultorio porque surgen problemáticas, como mamás que no concurren a los controles y se trata de incentivar para que lo hagan más seguido”, graficó.

Durante el primer año de vida de un bebé, los profesionales de niños y niñas prematuros buscan evitar una patología neonatal severa. “A veces tienen problemas más respiratorios, que es la causa más frecuente de reinternación de los bebés en el primer año de vida. O alguna patología oftalmológica. Después hay que ir viendo cómo responde a las pautas madurativas y cómo va adquiriendo la parte cognitiva del bebé”, confió Alonso.

A medida que pasan los años, los médicos siguen controlando otros patrones. “Hay que ver cómo va con el aprendizaje, porque después hay cosas que no se pueden detectar. Un chico que parece totalmente sano o totalmente normal en las pautas madurativas pero por ahí a los tres, cuatro años le cuesta el lenguaje, le cuesta el aprendizaje por eso hay que estar atento en esas áreas que se van a manifestar cuando empiezan primer grado, que es cuando les cuesta leer o les cuesta hacer las cuentas. Por eso se hace el seguimiento hasta los siete años”, sumaron en esta misma línea.

¿Y qué puede motivar a que una mamá tenga a su bebé de forma prematura? Aunque existen múltiples factores, como alteraciones uterinas, incompetencias cervicales, procesos infecciosos, adicciones, hipertensión o diabetes, muchas veces se indica una cesárea porque “hay una mamá hipertensa, con un doppler patológico y la sobrevida y el crecimiento intrauterino no va a seguir y corre riesgo de muerte intrauterina”. “Entonces nace un bebe de 1,500, prematuro. Y si bien las condiciones afuera no son favorables, tiene más chances de vivir afuera de la panza que adentro cuando se decide eso. Sus posibilidades son mayores en Neonatología que dentro de la mamá”, enfatizaron los profesionales.

Pese a los mitos y creencias populares, los nervios o ansiedad no son factores determinantes para que un bebé llegue antes, porque sino, según los especialistas del Materno, ‘todas parirían mucho antes’.

“Tendríamos prematuros por doquier porque la ansiedad, los nervios y el miedo son las tres características que rondan en el embarazo desde que el test dice positivo hasta que nace. Hay mamás más ansiosas, otras menos. Después si hay antecedentes de un bebé prematuro, también hay más posibilidades de tener un bebé prematuro”, explicaron.

Sin dudas, para los médicos trabajar con una persona que no tuvo el desarrollo natural de las 40 semanas resulta ser todo un desafío. “Para nosotros es todo un desafío obviamente y después da alegría cuando das el alta de consultorio a los 2 o 7 años. Por ejemplo hoy le dimos el alta a uno de 7 años que había pesado 700 gramos y está bien, aprende, va al colegio y está en segundo grado. Y a veces está la frustración de que hiciste todo por el bebé y quedó con secuelas graves, porque la realidad es esa: hay chicos que no evolucionan bien”, agregró Alonso.

Una vez que se le da el alta a un bebé prematuro se tiene en cuenta el peso real y el ideal respecto a la edad gestacional que debería tener. Pero luego, hay casos en los que “en las pautas madurativas cuando (el bebé) empieza a crecer se va quedando y se va evidenciando el retraso madurativo”. “En retrospectiva se ve el ensañamiento para que el chico evolucione y se hacen cosas pero algunos quedan con secuelas graves, hay de todo. Lo que uno trata es de que queden con secuelas mínimas pero hay que hacer todo el tratamiento y ver cómo tratarlo. Para los padres y madres es todo un camino a recorrer“, definieron los especialistas de Neonatología del Materno Infantil.

BEBÉS ABANDONADOS: ¿MITO O REALIDAD?

“Es una realidad, son muchísimos los bebés que dejan después de parir. Últimamente tenemos muchos problemas sociales. La semana pasada teníamos 10 bebés internados en Neonatología por problemas sociales, entre abandono, maltrato, consumo de drogas”, le confió a este medio el profesional y especialista Eduardo Alonso.

Y entonces, ¿qué pasa con esos bebes después? “Muchos de los menores ahora están en un hogar, se fueron de alta ahora hace poco. Ahora ese hogar está saturado, tienen doce bebes chiquititos en guarda y es toda una problemática, tanto en lo social como en lo médico; se ha agravado”, evidenciaron los especialistas.

“En este último tiempo se percibe un crecimiento entre abandonos, mucho consumo de drogas, problemas sociales. Con una Ley de Adopción que traba todo, es muy complejo que esos bebés sean adoptados y tengan la contención que necesitan de una familia”, puntualizaron.

MATERNIDAD (3)

 EL ROL DE LAS DAMAS ROSADAS 

Una de las principales características que tiene el Hospital Materno Infantil, por fuera de lo relativo a la medicina, es su relación directa con el servicio social. Y allí resulta fundamental el trabajo que realizan de hace cincuenta años las Damas Rosadas, un grupo de mujeres que se encargan de que no le falte nada tanto a las madres como a los recién nacidos, y que, sobre todo, tienen mucho amor para repartir y compartir.

“Las Damas Rosadas están constantemente pasando para ver qué necesitan las madres y los recién nacidos. Por ahí no son tantas las necesidades y si las hay, están cubiertas. Nos viven donando pañales 1 o 2 veces por semana”, compartieron Eduardo Alonso, médico de Neonatología y Silvia Huichald, enfermera de Neonatología.

Y en esta misma línea, respecto a la valiosa tarea de estas mujeres, agregaron: “Ellas colaboran y son bastante necesarias porque hay muchos pacientes con problemas sociales, a veces las mamás no vienen y quedan bebés grandes ya de un mes, dos meses que necesitan atención, no solamente es cambiarle el pañal y tomarle la temperatura, y para eso están las Damas Rosadas“. Su labor también abarca tareas como ayudar en la lactancia y también colaboran con los médicos a la hora de bajar las muestras de sangre para el laboratorio o hacer algún tramite, y son las encargadas de la Residencias de Madres. Ellas son las que se acercan y preguntan: “¿Qué necesitan?”.

En cuanto a la Residencia de Madres -donde se alojan las mamás de niños de otras localidades o quienes viven lejos pero deben permanecer largos períodos internados-, el rol de las Damas Rosadas en las instituciones es fundamental. “Son las encargadas de mantener la higiene, de que haya respeto entre las madres porque conviven muchos estratos sociales diferentes. Colaboran en que se mantengan las normativas de convivencia dentro de la residencia”, puntualizaron los especialistas.

Sin dudas, las condiciones de vulnerabilidad se multiplican y repiten entre quienes se atienden en el Materno Infantil y además los complejos cuadros médicos, en especial en Neonatología, también tienen impacto. “Todo eso a veces genera poca tolerancia y en eso está la Dama Rosada,  que es la que pone paños fríos. Esta Irma que tiene 90 años y que es la encargada de todo”, detallaron.

En la Residencia de Madres hay doce madres viviendo en un lugar que no es un palacio, porque están dentro de un hospital. En un sector reducido, que tiene una cocina, un baño y una habitación general. Son doce personas que tienen que convivir, con los cambios hormonales propios del puerperio, y a eso hay que agregarle que tienen los niños recién nacidos en Neonatología.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios