Domingo 22 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
09/09/2019

La toma en Desarrollo Social cumple 13 días a la espera de respuestas

Las familias del Polo Obrero continúan con la medida de fuerza en reclamo de la ampliación de programas de empleo y la entrega de alimentos para los barrios.

La toma en Desarrollo Social cumple 13 días a la espera de respuestas
(Foto: archivo / QUÉ Digital)

Familias con sus hijos a cuestas, desocupados esperando una fuente de ingresos o un plato de comida la falta de respuestas constante conviven desde hace trece días en las oficinas locales del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, en el Instituto Unzué, en el marco de la toma de las instalaciones que lleva adelante el Polo Obrero en reclamo de la ampliación de programas de empleo y de la entrega de mayor mercadería para comedores y merenderos.

Ya fueron doce días en los que, después de acusaciones cruzadas entre la titular local del área, Florencia Ranellucci, y el referente barrial del Polo Obrero, Pablo Barragán, prácticamente no hubo avances ni negociaciones -desde el inicio de la medida- que permitieran avanzar de cara a una posible solución del conflicto impulsado por demandas de alcance nacional.

Es que, concretamente, quienes sostienen la ocupación reclaman cambios, apertura y mejoras en los programas de empleo y desarrollo como el Programa Social Complementario, Programa Nacional Argentina Trabaja y Hacemos Futuro, como así también en las partidas de mercadería que envían desde el Ministerio para abastecer a comedores y merenderos, donde aumentó la demanda en el marco de la crisis, la inflación y la pérdida de poder adquisitivo.

La necesaria resolución, tal como indicaron días atrás desde el Polo Obrero, podría llegar a partir de la creación de una “mesa de gestión”, que aseguran debería impulsar voluntariamente el gobierno local, y a través de la cual los dirigentes locales podrían tener acceso directo e injerencia en la mesa nacional de negociación con las autoridades ministeriales.

Entretanto, además, también salieron al cruce los propios trabajadores de la dependencia local, nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), quienes vertieron acusaciones contra Ranellucci, el gobierno nacional y denunciaron falencias operativas del centro de referencia, derivadas de la “desidia y abandono”.

En ese sentido, y contrario a las acusaciones de las autoridades respecto a los métodos utilizados -que fueron calificados como violentos- quienes se desempeñan en las oficinas aclararon que están dispuestas a mantener abiertas las puertas del lugar, específicamente en el ala correspondiente a la dependencia nacional, donde desde el primer día de la toma no hay atención al público.

Es que, además de la sede local del Ministerio, en el edificio donde supo funcionar el Instituto Unzué también hay oficinas de la Agencia Nacional de Discapacidad y una dependencia del Ministerio de Justicia, que permanecen cerradas y sin atención al público, pese a que la medida de fuerza lleva casi dos semanas.

Ranellucci, por su lado, se mantiene en su postura de no entablar contacto con los manifestantes, a quienes acusa de haber entrado violentamente al lugar. Mientras tanto, tal como aseguró días atrás en diálogo con QUÉ Digital, la referente del Ministerio mantiene un contacto permanente con sus superiores en Capital Federal en busca de alcanzar una solución, algo que por el momento no pareciera estar cerca de concretarse.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios