Lunes 28 de noviembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
29/02/2020

Luna Roja: “Hemos decidido ponerle un punto final a este atropello”

Mientras se mantiene la clausura, vecinos y vecinas desmontaron un puente en mal estado y construyeron uno nuevo, al tiempo que abrieron otros pasos públicos que estaban obstruidos.

Luna Roja: “Hemos decidido ponerle un punto final a este atropello”
(Foto: archivo / Qué digital)

Mientras la clausura del balneario Luna Roja se mantiene y el silencio por parte de las autoridades del Ente Municipal de Turismo (Emtur) se repite, vecinos y vecinas que forman parte de distintas asambleas de trabajo comunitario siguen llevando adelante tareas para lograr la apertura de pasos públicos obstruidos o en muy mal estado. En ese marco, en las últimas semanas desmontaron un puente de madera que se encontraba en muy mal estado y construyeron uno nuevo. Así, remarcaron: “Treinta años soportamos que este privado se apropiara de un lugar que es único para toda la gente chapadmalense. Hemos decidido ponerle un punto final a este atropello“.

Desde el 21 de enero, a partir de la intervención de la Justicia y la Municipalidad por el vertido ilegal de efluentes cloacales en un arroyo, el balneario Luna Roja -ubicado en el kilómetro 542 de la Ruta 11- permanece clausurado, al mismo tiempo que fue intimado e infraccionado por numerosas irregularidades estructurales, relevadas y denunciadas por vecinos y vecinas de la zona.

En ese marco, y mientras la clausura se mantiene, en las últimas semanas las y los vecinos se juntaron para desmontar un puente de madera que se encontraba en estado ruinoso y que había sido construido hace más de diez años por el concesionario del balneario, Horacio Ipucha.

“El puente estaba construido en el límite con el balneario ‘Manantiales Club de Mar’ y cumplía con lo que se conoce como ‘servidumbre de paso’, que es un concepto erróneo dentro de una reserva forestal. Su definición técnica es la de ‘dejar paso a través de una propiedad privada’. Y justamente ese es el error cometido por estas concesiones de las playas del sur: una Unidad Turística Fiscal no es una propiedad privada“, plantearon las y los vecinos al explicar por qué decidieron desmontar este punte.

En ese marco, plantearon que la intención real de la construcción de ese puente por parte del concesionario radicaba en impedir el tránsito libre por la ribera del arroyo Lobería, espacio que se encontraba ilegalmente alambrado y que fue liberado al recuperarse la bajada pública cuando las asambleas de vecinos y vecinas cortaron los alambres y la reinauguraron el pasado 19 de enero, días antes del operativo que terminó con la clausura del espacio concesionado.

“La construcción del puente fue la alternativa que encontró Horacio Ipucha para garantizar un paso público mínimo hasta el mar, cerrando el paso tradicional de la playa ‘Luna Roja’ que bordeaba el cauce del arroyo. Asimismo, alambrados, rocas y cercas de madera que impedían el paso hacia la famosa cascada que actualmente se encuentra dentro del predio de Manantiales fueron retirados”, explicaron.

Y señalaron: “Treinta años soportamos que este privado se apropiara de un lugar que es único para toda la gente chapadmalense. Hemos decidido ponerle un punto final a ese atropello y liberar la ribera del arroyo”.

Pero además de esas tareas, las y los vecinos construyeron un puente nuevo sobre una zona de desagüe pluvial en la bajada recuperada. “El puente fue construido con un ancho y fortaleza necesarios como para el paso de una silla de ruedas o un carrito, y nos encontramos trabajando para conseguir una siella con ruedas especiales para que personas con motricidad reducida puedan llegar hasta el mar sin problemas, reconociendo que el trayecto por la arena presenta dificultades”, agregaron.

Asimismo, junto con el retiro del puente viejo y la construcción del nuevo, las y los vecinos inauguraron una serie de letreros informativos con aves del lugar bajo el asesoramiento del biológo Nicolás Chiaradía, miembro de la Asamblea de Vecinos y Vecinas del Sur. Además, la artista chapadmalense Luján Salomón trabaja actualmente en un mural en la entrada pública de la playa.

Pese a haber pasado más de un mes desde que se concretó la clausura y de que además el concesionario fue intimado por el propio Emtur teniendo en cuenta las múltiples irregularidades que se encuentran a la vista en el balneario, como construcciones de cabañas y dormis sobre acantilados con riesgos de derrumbe, las autoridades del Ente de Turismo se han negado a hablar con este medio, a pesar de múltiples intentos y pedidos de entrevistas.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios