Sábado 04 de febrero | Mar del Plata
¡Seguinos!
26/06/2022

Prostitución: trabajadoras, entre el reconocimiento y críticas a las sanciones

La Red por el Reconocimiento del Trabajo Sexual celebró que el tema esté en agenda aunque reparó en la “prohibición encubierta” en la ordenanza.

Prostitución: trabajadoras, entre el reconocimiento y críticas a las sanciones
(Foto: archivo / Qué digital)

Tras la reciente aprobación de la ordenanza impulsada por el gobierno de Guillermo Montenegro para regular la prostitución en zonas específicas de Mar del Plata, que a su vez establece multas y arrestos para quienes incumplan con la norma, desde la Red por el Reconocimiento del Trabajo Sexual celebraron que el Municipio “reconozca el trabajo sexual” al ponerlo en agenda aunque repararon en la “prohibición encubierta” que impone la ordenanza a través de la criminalización en la que puede derivar. “Ni rechazamos ni aceptamos esta ordenanza”, sostienen desde el espacio que ya anticipó las dos zonas que propondrán para el “traslado” de la denominada “zona roja”. 

En diálogo con Qué digital, Victoria Banks, trabajadora sexual e integrante de la Red por el Reconocimiento del Trabajo Sexual (RRTS) de Mar del Plata celebró el reconocimiento del Municipio al trabajo sexual aunque, al igual que otros sectores, reparó en la “criminalización” que significa la aprobación de multas y arrestos de hasta 30 días para aquellas trabajadoras sexuales que incumplan con la norma. 

Es que si bien el primer proyecto de ordenanza presentado en 2021 por el concejal oficialista Nicolas Lauría, que buscaba la regulación de la actividad y el traslado de la zona roja a inmediaciones del Estadio Minella, generó repercusiones negativas entre la Red porque “solo se trataba de un bloque político, del macrismo”, la Red tomó otra postura cuando el resto de los bloques comenzó a presentar sus proyectos y “se fue convirtiendo en un tema de agenda“.

En ese sentido, las trabajadoras sexuales aseguran “no estar en contra de la regulación de la prostitución” aunque sí señalan la necesidad de que el abordaje de la temática sea pensado en función de los derechos humanos, sociales y laborales, en disidencia con la perspectiva que le dio el oficialismo desde el primer momento: “Una regulación nunca puede criminalizar porque es como una prohibición encubierta”, definió Victoria tras la aprobación de la ordenanza.

Leer también:

“En algún punto estamos celebrando que el Municipio reconozca nuestra actividad, que reconozca el trabajo sexual y elabore proyectos y políticas públicas en función de nuestros intereses y nuestro trabajo. Pero de la misma forma que apoyamos una regulación del trabajo sexual, también criticamos la criminalidad que tiene esta ordenanza en particular”, agregó y reiteró que más allá de que es bien recibida una regulación “histórica” por parte del Estado, para la Red “no es el proyecto ideal”.

RELOCALIZACIÓN DE LA ZONA ROJA: PROPUESTAS

Mientras desde la RRTS aseguran mantener reuniones con distintos concejales, la trabajadora sexual anticipó la presentación de una serie de propuestas para definir la relocalización de la “zona roja” que se discutirá en los próximos días, tal como está previsto en la ordenanza aprobada. Así, la propuesta de las trabajadoras será la de trasladar la zona -tal como establece la ordenanza, “sin frentistas”- a la avenida Luro desde Chile hasta Tierra del Fuego. Según definen desde la red, “existe una vereda ocupada por un depósito de cereales y son 300 metros sin frentistas”.

A su vez, planifican presentar como otra posible ubicación la avenida Champagnat, en donde también existen “varios tramos sin frentistas”, además de ser una zona históricamente vinculada al trabajo sexual, según explicaron.

En caso de no ejercer la actividad en la forma en que está previsto en la ordenanza y por fuera de los lugares específicos que aún no se definieron, quedarán sujetas a multas -de mil a cinco mil Unidades Fijas (al valor actual entre $123 mil y $617 mil)- e incluso arresto de 5 a 30 días. Esta aprobación, para la Red, agudizará la “criminalización” que ya sufre el colectivo y por eso anticiparon que insistirán “presentando notas y teniendo reuniones para quitar esa criminalidad“.

Leer también:

“La regulación que queremos es con derechos y no únicamente reglas. Si el gobierno municipal nos reconoce como trabajadorxs, ¿dónde están nuestros derechos laborales? ¿Por qué tenemos zonas y horarios estipulados pero no contamos con una obra social? ¿Por qué no podemos realizar aportes jubilatorios? ¿Por qué tantas reglas y ningún derecho? ¿Por qué insisten con que dejemos de trabajar, cuando nos cansamos de repetir que elegimos el trabajo sexual?”, señalaron desde la RRTS en un comunicado.

LAS Y LOS VECINOS, EN MEDIO DEL CONFLICTO

Por último, Victoria se refirió a uno de los principales puntos de conflicto en torno al trabajo sexual, dado a que fue la perspectiva que casi exclusivamente utilizó el oficialismo para avanzar en la regulación: la situación de las y los vecinos de aquellas zonas en las que se ejerce o se podría ejercer la prostitución.

Al respecto de las denuncias de vecinos -que suelen vincular la prostitución con actividades ilícitas o simplemente rechazan la oferta de sexo frente a sus casas-, advirtió que más allá de las situaciones puntuales que pudieran suceder, aseguró que el rechazo en casos puntuales derivó en situaciones de violencia y relató su caso puntual.

Leer también:

“Este verano yo estaba haciendo prevención, entregaba profilácticos. Ni siquiera estaba trabajando en la zona roja y se acercó un grupo de diez, quince vecinos. Me encerraron en una esquina con un megáfono y me empezaron a gritar y a decir que nos vayamos de ahí. Me acorralaron y encendieron las sirenas. No les respondí de la mejor forma pero porque me estaban violentando. Lo que hacen es armar estos operativos en los que salen a cazar trabajadoras sexuales y a limpiar la zona“, advirtió.

De todos modos, Victoria reconoció que en muchos casos las y los vecinos “no dejan de vivir situaciones violentas” aunque aclaró que “las prostitutas también son personas sufriendo robos, a la deriva, en la calle y sin techo”. “Son dos sectores de víctimas pero las chicas que trabajan en la calle son personas trans, trabajadoras sexuales, migrantes, muchas de ellas con VIH y atravesando muchísima vulnerabilidad mientras están trabajando, ganándose el pan”, reflexionó.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios