Domingo 21 de abril | Mar del Plata
12/07/2023

Familias que asisten a comedores, entre la indigencia y el hacinamiento

Un informe del Isepci expuso que de 773 hogares un 60% está por debajo de la línea de indigencia y un 39% vive en condiciones de “hacinamiento crítico”.

Familias que asisten a comedores, entre la indigencia y el hacinamiento
(Foto: archivo / Qué digital)

Luego de conocerse en marzo que más de 54 mil personas viven en la indigencia en Mar del Plata, el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci) presentó un informe sobre las condiciones de acceso a derechos como alimentación, salud y vivienda en familias que asisten a comedores en barrios populares de la ciudad y detectaron que más del 60% vive en la indigencia y casi un 40% de los 773 hogares alcanzados, en condiciones de hacinamiento crítico. Persiste la inseguridad alimentaria: más de la mitad de los hogares redujeron o suprimieron alguna de las comidas diarias por razones económicas.

El monitoreo a nivel local a cargo del Isepci se basó en el “indicador familiar de acceso a derechos” sobre aquellas familias que asisten a comedores y merenderos en distintos barrios de Mar del Plata a partir del cual analizaron distintas dimensiones como el acceso a la alimentación, salud, educación, vivienda, trabajo e infraestructura.

En detalle, el relevamiento fue realizado en julio y agosto de 2022 en 28 comedores y merenderos con encuestas a las referentes de alimentación de hogar a partir de lo cual se recabaron datos sobre la situación de vulnerabilidad que transitan 773 viviendas familiares de 22 barrios distintos en Mar del Plata y Batán, como una fotografía de lo que ocurre también a nivel nacional en medio de un contexto de de crisis social, política y económica.

Las encuestas fueron contestadas prácticamente en su totalidad por mujeres referentes de hogar a cargo de la alimentación de la familia, algo que, según puso de manifiesto el nuevo informe, continúa visibilizando que las tareas de cuidado recaen principalmente sobre las mujeres. Los hogares están conformados, en promedio, por cuatro o más miembros y al menos dos o más niños, niñas o adolescentes.

Leer también:

El 39,1% de los hogares incluidos en el relevamiento, se encuentra en situación de “hacinamiento crítico”, que el estudio definió que ocurre cuando “conviven tres o más personas por cuarto de uso exclusivo del hogar, sin considerar la cocina o el baño”. Por su parte, el 89,9% no accede a servicios básicos como gas natural de red. El 47%, además, presenta un déficit en el sistema de eliminación de efluentes cloacales y un 26,1% no accede al agua de red.

Como parte de las condiciones habitacionales, el 42,8% de las familias vive en proximidad a basurales a cielo abierto y el 20,4% en cercanía a zonas fumigadas. Además, 2 de cada 10 hogares no cuentan con espacios verdes o plazas cerca de su vivienda.

En cuanto a los ingresos y calidad de vida, el informe relevó, según la Canasta Básica Alimentaria de agosto de 2022 para una familia de cinco miembros (en ese momento de $46.082), que el 60,7% de las familias vive en situación de indigencia de acuerdo a sus ingresos (menores a los $45.000) y, según la Canasta Básica Total ($103.686), lo que implica que “prácticamente el total de los hogares está bajo la línea de pobreza“.

Al momento de la medición, el 84,6% de las familias no tenía empleo registrado es decir que 8 de cada 10 hogares no tuvo, hasta ese momento, aportes jubilatorios o seguridad social. Además, el 20,7% de las familias relevadas afirmó que en el último tiempo algún miembro del hogar perdió el empleo como parte de una realidad que hace a Mar del Plata, una de las ciudades que históricamente registra las tasas de desempleo más elevadas del país.

INSEGURIDAD ALIMENTARIA

Respecto al derecho al acceso a la alimentación, el informe puso de relieve que 7,5 de cada 10 hogares encuestados de Mar del Plata y Batán atraviesan inseguridad alimentaria, es decir, han visto su capacidad de acceder a los alimentos disminuida por razones económicas, algo que se manifiesta en la reducción de porciones o en la eliminación involuntaria de comidas en el hogar. A nivel nacional, según datos del Indec, la inseguridad alimentaria alcanza, por debajo de ese promedio en Mar del Plata, a 7 de cada 10 hogares.

En detalle, la reducción en las porciones de alimentos se manifestó en el 67,4% de los hogares encuestados a nivel local mientras que, suprimir el consumo de alguna de las cuatro comidas principales del día para que los alimentos “alcancen” para el resto de los miembros de la familia, se identificó en el 68,7% de los hogares relevados.

Leer también:

Al momento de la encuesta, las referentes del hogar indicaron que las principales privaciones de alimentos se dieron en el consumo de carnes, lácteos, huevos, verduras, frutas, cereales o legumbres. En relación a ello, el informe indicó que el poder adquisitivo de las familias disminuyó “ostensiblemente” respecto al mismo período de tiempo en el año 2021: el 92,9% de los hogares afirmó poder comprar menos alimentos que el año anterior.

En esa línea, parte de los gastos priorizados para quienes reciben algún programa nacional destinado a personas y familias en situación de vulnerabilidad como la Asignación Universal por Hijo o la Tarjeta Alimentar (9 de cada 10 hogares en Mar del Plata y Batán), están destinados a la compra de alimentos seguido por vestimenta, pago de servicios (luz, gas y agua) y transporte, según indicó el relevamiento.

ACCESO A LA SALUD

En cuanto al acceso a la salud, los datos arrojados por el Isepci indican que 9 de cada 10 familias poseen una unidad sanitaria cercana a sus hogares. Las principales razones por las que acuden a un centro de salud están vinculadas a enfermedades, controles del niño o niña, control periódico y vacunación.

Leer también:

Sin embargo, las principales problemáticas para efectivamente acceder a la salud están relacionadas, de manera transversal a lo que ocurre en distintos Centros de Atención Primaria de la Salud en General Pueyrredon, a la falta de profesionales médicos, de especialidades, de turnos médicos, insumos básicos como medicamentos y, en consecuencia, de una atención limitada con pocos horarios.

A su vez, el 43,3% de las personas encuestadas afirmó que las ambulancias públicas no ingresan el barrio y en los hogares en donde algún miembro tiene una discapacidad (3 de cada 10), la persona no pudo sostener el tratamiento en el último año (2022) debido a la pandemia o a la dificultad para conseguir turnos médicos y la carencia de especialistas en los centros de salud.

A modo de conclusión del informe, el titular del instituto y precandidato a intendente a nivel local por el espacio de Libres del Sur, Rodrigo Blanco, cuestionó en primera medida que las mujeres de barrios populares continúan a cargo de tareas de cuidado en los hogares y también en la comunidad -sin reconocimiento- a través de la colaboración en comedores o merenderos, quienes incluso “invierten la mayor parte de sus ingreso en la alimentación”.

Leer también:

En ese sentido, criticó la reproducción de las brechas de género que se da a partir de la “ausencia de políticas que aborden la coresponsabilidad de los cuidados a través de un Estado más presente”.

Y en términos generales a partir de los resultados del informe que exponen una crítica situación de vulnerabilidad en los barrios populares de Mar del Plata y Batán, planteó la necesidad de “cambios estructurales” que reviertan la crítica situación en los barrios de manera “urgente” a través de políticas públicas.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

12/07/2023