Lunes 26 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
01/05/2020

Un Día del Trabajador atravesado por la pandemia, conflictos e incertidumbre

Desde la CGT local cuestionaron a empresarios por modificar condiciones salariales y laborales. En el último mes se multiplicaron denuncias por suspensiones, rebajas, pagos en cuotas o despidos.

Un Día del Trabajador atravesado por la pandemia, conflictos e incertidumbre
(Foto: ilustrativa / Qué digital)

A seis días de iniciada la cuarentena general en todo el país, se conoció que Mar del Plata volvía a ser la ciudad con mayor proporción de casos de desempleo, con datos del cuarto trimestre de 2019. Pasado más de un mes de aislamiento obligatorio por el coronavirus, la incertidumbre invade a muchos más trabajadores y tantos otros ya se vieron de alguna manera afectados. En el Día del Trabajador, en ese sentido, desde la CGT de Mar del Plata cuestionaron a “empresarios inescrupulosos” por modificar condiciones salariales y laborales en el contexto de la pandemia. Y mientras tanto, el temor de que el índice de desempleo afecte a más personas, sigue vigente.

Vacaciones obligatorias, suspensiones, pago de sólo una parte del sueldo o en cuotas, despidos y rebajas salariales. Esas son algunas de las circunstancias que fueron denunciadas desde diversos ámbitos de Mar del Plata a lo largo de la cuarentena obligatoria que sigue vigente y que cumple 43 días este viernes feriado.

Al trazar un mensaje y documento oficial por este Día del Trabajador, desde la CGT Mar del Plata remarcaron estar “en un día inédito para los y las trabajadores del mundo, de nuestra patria y de Mar del Plata y Batán”. “Nada ni nadie supuso que estaríamos atravesando esta pandemia del coronavirus y sus terribles secuelas en la salud, el trabajo, la economía, y, en general, en la vida y la cultura de cada día”, expusieron.

A través de las 60 organizaciones sindicales que la conforman y del conjunto de movimientos populares que participan activamente de la central, desde la CGT marplatense remarcaron que se está ante “un tiempo distinto que nunca hubiésemos deseado vivir” y plantearon que “contagios, muertes, caída de la economía, cierre de empresas, pérdida de puestos de trabajo y afectación de las condiciones laborales constituyen indicadores que observamos atónitos a escala planetaria”.

En este sentido, y teniendo en cuenta las numerosas situaciones presentadas y hechas púbicas en Mar del Plata, desde la central conducida por Miguel Guglielmotti y Adriana Donzelli manifestaron un “repudio” a “aquellos empresarios inescrupulosos que, en medio de la crisis, han modificado las condiciones salariales y laborales de distintas actividades de la ciudad, conscientes de la magnitud del impacto que este proceso tiene y tendrá para el mundo del trabajo”.

A lo largo de estos 44 días de cuarentena obligatoria, en Mar del Plata las advertencias sobre la situación en la que quedaron y están muchos trabajadores -con suspensiones, pago de sólo una parte del sueldo o en cuotas, rebajas salariales y despidos- llegaron desde diversos rubos desde grandes cadenas de comidas rápidas y de electrodomésticos hasta casas de bazar y locales gastronómicos pasando por clínicas privadas, grandes medios de comunicación, panaderías, call center y fábricas textiles. En muchas de esas denuncias públicas, se acusó un “aprovechamiento” de la situación por parte de las patronales en detrimento de sus trabajadores.

En torno a la situación, un informe de la propia Unión del Comercio, la Industria y la Producción (UCIP) arrojó que en Mar del Plata solo el 65,7% de los comerciantes pagó la totalidad de los sueldos de sus empleados correspondientes al mes de marzo, mientras que cerca del 10% directamente no los pagó y el restante 24,65% solamente abonó una parte.

Los casos más extremos, una vez más, se evidenciaron en el Puerto de Mar del Plata con otra tanda de trabajadores precarizados que quedaron en la calle y en los sectores más vulnerables como quienes viven de la basura o quienes viven al día con changas que vieron el derrumbarse su posibilidad laboral y sus ya bajos ingresos. Con ello, aparecieron consecuencias inmediatas, entre ellas un notable aumento de demanda de comida y alimentos en los comedores populares y barriales.

“Hoy arranca una nueva etapa. Es el momento de empezar a reactivar la economía en nuestra ciudad responsablemente”, anunció esta semana el intendente Guillermo Montenegro en busca de intentar amortiguar algunas de esas consecuencias.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios