Lunes 22 de julio | Mar del Plata
05/02/2021

Un estudio del Conicet, entre el nivel de ocupación de carpas y lo que queda de playa pública

El trabajo expone que la mayoría de los balnearios “está por debajo del 50% de ocupación” y plantea la necesidad de “repensar y reorganizar” el uso de espacios.

Un estudio del Conicet, entre el nivel de ocupación de carpas y lo que queda de playa pública
(Fotos: Qué digital)

Avanzada la temporada de verano y con las advertencias y reclamos previos en torno a la necesidad de garantizar un mayor espacio público en el marco de la pandemia del coronavirus y las medidas de distanciamiento social, un grupo de especialistas en geografía del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de Mar del Plata lleva adelante un estudio con el foco puesto en la playas. Y una de las primeras conclusiones trazadas es que la mayoría de los balnearios “están por debajo del 50% de ocupación” por lo que interrogan: “¿Por qué se sostiene un régimen mercantil de estas dimensiones en las playas marplatenses, si incluso varios balnearios están subocupados?”.

Según difundieron desde el Conicet, se trata de un trabajo que llevan a cabo en esta temporada 2021 atravesada por el coronavirus Eleonora Verón, investigadora asistente del organismo, y Facundo Hernández, investigador adjunto, ambos pertenecientes al Centro de Investigaciones Geográficas y Socio Ambientales de la Facultad de Humanidades, junto a Alejandra Merlotto, investigadora adjunta del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras.

Concretamente, el trabajo apunta a estudiar “la calidad ambiental de las playas de la ciudad” a partir de “diferentes indicadores, como por ejemplo qué servicios ecosistémicos proporcionan el acceso, uso y disfrute de la playa pública y privada” para determinar qué grado de accesibilidad con distanciamiento se produce en el sector privado y qué situación se presenta en la playa pública.

“Las playas presentan diversos conflictos generados por la acción humana junto a los procesos naturales. Sin embargo, el panorama es aún más complejo a la luz de la pandemia mundial que sigue presente, ya que se suman los conflictos a raíz del uso y disfrute del espacio de playa, con una marcada diferencia entre el sector privado, con distanciamiento social, y un panorama completamente diferente en la zona de la playa pública”, introduce el trabajo.

Leer también:

Inicialmente, el estudio evaluó mediante encuestas virtuales cómo iba a ser el uso de playas por parte de residentes de la ciudad y actualmente evalúan mediante un trabajo de campo la distribución en la ocupación comparando sectores públicos y privados.

“El uso de espacios que tienden a masificarse, como las playas de la ciudad, tiene que ser repensado y reorganizado para que no se favorezca la circulación viral”, detalla Merlotto.

Los primeros resultados dieron cuenta en torno al trabajo previo que de las 2500 respuestas obtenidas más del 80% de los encuestados, residentes de la ciudad, suelen ir al sector público de las playas que visitan, mayormente debido al costo de las carpas del sector privado. Y que el 60% de los encuestados consideró que el espacio público en cada una de las playas de la ciudad es escaso, en comparación con el sector privatizado.

Y en lo que respecta al trabajo de campo actual, teniendo en cuenta el nivel de ocupación de las carpas, concluyeron que en lo que va de la temporada “la mayoría de los balnearios están por debajo del 50% de ocupación, cuando históricamente este indicador superaba el 75%”.

Leer también:

Con esos resultados, los especialistas plantean: “Esto nos conduce a expresar un primer planteo del problema que nos preocupa en este contexto de pandemia: el espacio público de playa está reducido en buena medida por las concesiones a privados y tratándose del espacio que recibe un mayor flujo de usuarios, densificando el uso de la playa ¿Por qué se sostiene un régimen mercantil de estas dimensiones en las playas marplatenses, si incluso varios balnearios están subocupados?“.

Y entendieron que debe “repensarse la organización socio-espacial” de las playas de manera inicial con las que más gente convocan.

EL IMPACTO EN EL AMBIENTE

El estudio llevado adelante en Mar del Plata repara en que a los inconvenientes que genera la pandemia del coronavirus “se suman las problemáticas preexistentes en cuestiones costeras”, entre las que menciona la presencia de edificaciones y la “excesiva fijación de los médanos y áreas lindantes a la playa como así también la extracción de arena”.

“Todo esto genera cambios en el ambiente favoreciendo procesos erosivos afectando el servicio de regulación del ecosistema”, señalan y destacan también “acciones llevadas a cabo por los balnearios durante los meses de verano que perjudican notablemente la dinámica de las playas”

Entre varios puntos, los especialistas reparan en que “las playas son alisadas para la instalación de carpas, quedando una playa plana sin las geoformas que naturalmente se formaron durante el resto del año, las cuales actúan como defensa natural frente al oleaje”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

05/02/2021