Sábado 13 de abril | Mar del Plata
02/04/2024

“Solo contra el imperio”, relatos íntimos del submarino ARA San Luis en Malvinas

El historiador marplatense Pablo Melara recorre en su libro las peripecias del submarino a partir de la experiencia de su tripulación.

“Solo contra el imperio”, relatos íntimos del submarino ARA San Luis en Malvinas
(Foto: Qué digital)

La historia de los tripulantes del submarino ARA San Luis es una de las menos conocidas de la Guerra de Malvinas. A través de su último libro “Solo contra el imperio”, el historiador marplatense Pablo Melara comparte las experiencias de aquellos submarinistas que fueron a la zona de conflicto y se enfrentaron a la Task Force británica sin los recursos tecnológicos y mecánicos en condiciones. “Habían pasado 30 años de la guerra y ellos no sentían que habían hablado del San Luis”, introduce el autor.

De lectura ágil y llevadera, el libro reúne gran cantidad de testimonios de su tripulación a través de sus relatos o los diarios de guerra que escribieron antes de partir del Puerto de Mar del Plata, a fines de marzo de 1982, y hasta desembarcar el 19 de mayo en Puerto Belgrano en Bahía Blanca. Se puede conseguir únicamente a través de la página web de la editorial El Cazador Libros.

El trabajo marplatense relata que de todas las naves que la Armada Argentina movilizó durante la Guerra de Malvinas, sólo el ARA San Luis se enfrentó a la Task Force británica con una clara actitud de ataque. Y señala que, solo y sin apoyo táctico, una vez que fracasó el ataque, consiguió “salir indemne de la zona de guerra” quebrando el bloqueo impuesto por la potencia marítima a nivel mundial, de larga tradición en guerra naval equipado con modernos sistemas antisubmarinos. También describe que fue atacado durante horas interminables, perseguido y hasta tuvo un intento de emboscada pero consiguió sobrevivir gracias a la pericia y profesionalismo de su tripulación.

Mi misión era contar una historia que era la del ARA San Luis. Hay una frase que me quedó grabada que me dice uno de los tripulantes en las primeras entrevistas que fue: ‘Queremos contarte la verdadera historia del submarino San Luis

Leer también:

Escrito en un tono intimista, “Solo contra el imperio” hace que quien lea perciba lo que sintieron los submarinistas previo, durante y después de la Guerra de Malvinas. A través de las voces de los tripulantes se puede conocer cómo vivieron en la zona de conflicto en las profundas y frías aguas del Atlántico argentino en un estrecho submarino.

Durante los 39 días que duró el patrullaje, narra el libro, el ARA San Luis se convirtió en un problema para la flota británica. Y subraya que si no hubiese tenido problemas técnicos, no tendría que haberse replegado en el fondo del mar y haber resistido ataques y bombardeos ingleses durante horas que se volvieron días. Una vez que pisaron el continente, establece el historiador, los 35 tripulantes no estuvieron exentos de la política de silencio y olvido denominado “desmalvinización”: cada uno volvió a la vida cotidiana y “durante mucho tiempo sus experiencias no fueron escuchadas”.

MISIÓN: “CONTAR LA VERDADERA HISTORIA DEL ARA SAN LUIS”

En el 2010, Pablo Melara presentó su tesis basada en la ocupación de buzos tácticos en Malvinas y se recibió de profesor y licenciado de Historia de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Un año después publicó su trabajo en el libro “Malvinas. Sentir la guerra”. Antes del lanzamiento, el historiador se encontró con tres tripulantes del submarino ARA San Luis y a partir de ese momento buscó trabajar en su segundo libro.

Leer también:

Después de once años, Melara pudo publicar “Solo contra el imperio”, una historia que ya le había interesado en su adolescencia. “Ivonne, es la esposa del submarinista y sonarista (Jorge) Errecalde. Mi primer acercamiento fue a través de esta historia familiar, cómo vivió la familia de un submarinista en Puerto Belgrano un poco lo que pasa en la guerra, el silencio, el no saber el paradero del submarino”, confío en una charla con Qué digital.

En el inicio del libro el historiador explica que en 1982 Argentina tenía tres submarinos operativos: “ARA Santa Fe, que participó del desembarco del 2 de abril, llevando buzos tácticos y fueron los primeros en llegar a la zona de combate y después como refuerzo en las Islas Georgias del Sur; ARA San Luis y el ARA Salta, que tuvo muchos problemas operativos y se encontró frente a la costa de Río Negro. El Santiago del Estero, radiado y que también hizo una movilización”.

A lo largo del material, el autor sostiene que el ARA San Luis a partir del 2 de mayo, luego del hundimiento del crucero General Belgrano, fue “la única nave de guerra que estuvo operativa y desafiando a la flota británica” y describe que su zona de combate estuvo al norte de las Islas Malvinas, muy cerca del estrecho San Carlos.

“Habían pasado 30 años de la guerra y ellos no sentían que habían hablado del San Luis y que no se había contado la verdadera historia. Adhiero, creo que hubo muchas simplificaciones a la hora de hablar de Malvinas”, compartió.

A través de sus páginas, el autor ahonda en la realidad de la flota argentina en 1982, “La clave para analizar a los buques de superficie es en qué momentos participan, justamente lo que remarco es que luego del 2 de mayo la flota argentina vuelve a puerto esperando una situación propicia para volver al combate. El San Luis, al ser uno de los más operativos y con un comandante dispuesto a dar batalla, es la única nave de guerra que combatió”, subrayó.

Leer también:

Del lado inglés el escenario fue diferente y así lo estima el historiador marplatense: “Calculamos que fueron 120 los barcos que se movilizaron hacia el sur, 70 son de apoyo para todo lo que era logística y 50 de guerra. Ahora Argentina hundió muchos barcos y tenían reemplazos, por eso es muy difícil hablar de números, al sur de Sudáfrica había muchos buques y no de bandera inglesa dispuestos a reemplazarlos, hubo un gran movimiento de barcos de apoyo que iban del Indico al Atlántico constantemente”.

En este sentido, el historiador aprovecha el libro para ahondar en el conflicto bélico. “Hay una visión simplista, generalmente es vista como el manotazo de ahogado de una dictadura en decadencia y Malvinas es una historia mucho más profunda, hay muchas voces que no fueron tenidas en cuenta en el relato guerra”, planteó.

Por eso, el autor de “Solo contra el imperio” sintió que su “misión” era dar lugar a las experiencias de un grupo de submarinistas militares que estuvieron en la guerra. Y eligió hacer una “historia grande” del conflicto desde los años ’60 y ’70” hasta llegar a la guerra. “Eso es una historia contenedora pero en primer plano lo que se encuentra es la historia de los submarinistas viviendo la guerra, a través de sus propias voces o diarios de batalla, eso aborda la experiencia y le da un tono intimista”, aclaró.

Pasaron 42 años de la Guerra de Malvinas y Pablo Melara, a través de sus trabajos, busca profundizar en el origen del conflicto y afirma que en la actualidad hay más investigaciones que hace diez años. En este sentido, en el libro reconstruye que desde décadas previas Argentina intentó por vías diplomáticas recuperar Malvinas y que en 1982 el plan estratégico se apoyó en dos supuestos: que Gran Bretaña “no iba a reaccionar militarmente (y si lo hacía iba a mandar una fuerza militar simbólica para forzar las negociaciones), y Estados Unidos no permitiría que Argentina y Gran Bretaña dirimieran sus diferencias en el campo de batalla”.

Pero esa hipótesis, sostiene, no se dio como Argentina esperaba ya que plantea que tras el desembarco en Malvinas el gobierno de facto buscaban acentuar la negociación en el “campo diplomático” mientras que Gran Bretaña “acondicionaba su flota para dirimir las diferencias en el terreno militar”. “Las pocas chances que tenía Argentina de ganar la guerra se evaporarían los primeros días de abril. La derrota diplomática en Naciones Unidas y el no reforzamiento adecuado a las islas antes de la llegada de los submarinos nucleares, junto con el apoyo norteamericano al plan inglés, hicieron que la derrota argentina fuera una cuestión de tiempo. Se trató de un grosero error estratégico de parte del gobierno de (Leopoldo) Galtieri”, argumenta en el libro.

Creo que el debate está abierto, las simplificaciones absurdas que se hicieron después de la guerra y que perduraron por lo menos 20 años no solo están siendo cuestionadas y hay muchos trabajos académicos que contribuyen. Este es mi granito de arena en profundizar en esta cuestión y en este caso desde los tripulantes del ARA San Luis”, cerró.

LA GUERRA DE MALVINAS

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

02/04/2024