Lunes 01 de marzo | Mar del Plata
¡Seguinos!
08/12/2019

Arroyo y la asunción de Montenegro: “Yo recibí una ciudad quebrada y él no”

El intendente le deseó “lo mejor” a Guillermo Montenegro y dijo que no hubo cortocircuitos en la transición. “El que ingresa es él, tendría que haberme llamado”, sostuvo.

Arroyo y la asunción de Montenegro: “Yo recibí una ciudad quebrada y él no”
(Foto: archivo / Prensa MGP)

En el marco de su último acto oficial, en el que le pidió disculpas a los marplatenses por los aspectos negativos de su gobierno, el intendente Carlos Arroyo se refirió a las autoridades municipales que asumirán el próximo martes. Sostuvo una vez más que, en comparación al inicio de su gestión, Guillermo Montenegro no recibirá una ciudad “quebrada”. Además, hizo mención a los vaivenes en la transición.

Tras una gestión en la que más de una vez sus frases lo pusieron en el centro de la escena -y las críticas-, este sábado el intendente dejó una serie de declaraciones, de las últimas de su gestión. Entre ellas, se refirió al gobierno municipal que asumirá Guillermo Montenegro, a quien, lejos de los roces que supieron tener, le deseó “lo mejor”.

“Me hubiera gustado que estuviera acá hoy el nuevo intendente. Yo lo invité, le cursamos invitación, pero no ha podido venir. Pero de todas maneras yo le deseo lo mejor, sinceramente porque creo que la suerte del nuevo intendente es la suerte de los marplatenses, no se olvide que yo soy marplatense y quiero a Mar del Plata por lo tanto creo que lo mejor que nos puede pasar es que le vaya muy bien, que todo le salga como desea o mejor de manera que los marplatenses tengamos en cuatro años una situación cada vez mejor”, sostuvo en diálogo con la prensa y con tono conciliador con el hombre de Juntos por el Cambio.

De todas maneras, aunque admitió que su gestión deja “muchos problemas” sin resolver, remarcó que la situación es mejor que lo que él recibió en 2015: “Hay muchos problemas, hay que entender eso. El nuevo intendente lo único distinto a mi caso es que yo recibí una ciudad quebrada y él no. Yo le dejo la ciudad con dinero, con los sueldos pagos y con la plata de los aguinaldos, está todo”, afirmó.

“Es más, hasta rescaté del Ministerio a último momento la plata que durante todo este año no nos mandaron para la Educación. La Municipalidad pagó todo el sistema educativo, la parte de Nación, sola, con recursos propios porque no habíamos recibido un peso. Ahora mandaron todo junto”, continuó.

Pero también hubo lugar para hablar de la transición que, más allá de la foto protocolar que dejó la semana postelectoral, no faltaron roces con el intendente electo. Sin embargo, Arroyo descartó, con concesiones, que haya habido “cortocircuitos”.

“No, cortocircuitos yo no tuve ninguno. El único cortocircuito fue que se había previsto una reunión un día al mediodía, yo no podía estar por otros problemas que había, y aparentemente le dije que la postergábamos para más tarde y se enojaron. Ahí se terminaron las comunicaciones, el que ingresa es él, tendría que haberme llamado. No me llamó, bueno, sabrá por qué lo hace“, declaró.

De todas maneras habrá una comunicación más y quizás las últimas declaraciones como intendente, cuando se produzca este martes la asunción de Montenegro en el Concejo Deliberante al igual que los doce nuevos concejales electos. Allí, Arroyo y Montenegro se darán la mano por última vez y, desde ese momento, comenzará otra historia para la política marplatense.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,