Domingo 04 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
17/06/2022

Repunte, cinco años: una lucha que da resultados y el camino hacia una reparación

La causa judicial logró ser reactivada en base a un informe clave y avanza en imputaciones. Mientras tanto, lentamente se inicia el camino de la reparación económica.

Repunte, cinco años: una lucha que da resultados y el camino hacia una reparación
(Fotos: archivo / Qué digital)

Las y los familiares del Repunte, el buque marplatense que se hundió al 17 de junio de 2017, emprendieron desde ese mismo día una lucha que definen como “desigual” y “solidaria”. Y que a cinco años del naufragio esa pelea que tanto sacrificio y dolor les ha costado evidencie resultados, con un informe técnico clave que reactivó la causa judicial en busca de los responsables, con cambios que empiezan a darse en las condiciones de navegación y con pequeños avances en el camino de una necesaria reparación económica a las familias, no hace más que potenciarse en busca de mantener viva o despertar la memoria colectiva.

“Tenemos que comenzar a mirar el mar, qué pasa en el mar, quién maneja el mar, qué recursos trae el mar, y la gran pregunta: por qué tantos trabajadores mueren y no hay un solo juicio. Esto solamente va a cambiar en la medida en que deje de pensarse como una problemática de un sector y que le pasó a unos trabajadores y cuando empecemos a pensarlo desde otro lugar”, define Gabriela Sánchez, hermana del capitán del Repunte -uno de los siete tripulantes desaparecidos- y referente de la multisectorial Ningún Hundimiento Más.

Los cinco años desde ocurrido el hundimiento encuentra a las y los familiares de los tripulantes en un momento muy esperado y por el que tanto lucharon: con una causa judicial reactivada y con declaraciones indagatorias en marcha, en base a la investigación realizada por la Junta de Seguridad en el Transporte, dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, que el mes pasado presentó su informe final en el que se destaca la detección de fallas en la estabilidad del buque al momento del naufragio en las aguas del sur.

EL INFORME CLAVE Y LA CAUSA JUDICIAL

Gabriela remarca que el informe de la Junta de Seguridad en el Transporte era muy esperado porque lo entienden como un elemento clave que llegó para reemplazar las pericias que nunca terminaron por hacerse correctamente sobre el casco del Repunte.

Leer también:

“Lo recibimos muy bien”, dice respecto al momento de conocer los resultados de la investigación aunque rápidamente repara en que eso no significa que no haya producido en ellos “un impacto muy fuerte“. Es que remarca que si bien desde el día uno comenzaron a conocer las falencias que presentaba el barco, ver todo eso reflejado en un informe técnico sumamente exhaustivo y con intervención de múltiples profesionales no deja de despertar diversas sensaciones.

“Fue realmente muy fuerte, pero fue el espaldarazo que necesitábamos para que se impulsara la causa penal”, explica.

Uno de los puntos claves del informe indica que el análisis de los planos y del Manual de Estabilidad perteneciente al Repunte “permitió determinar que la información que contenía el MEB discrepaba respecto a la situación, estado y tipo de operatoria real del buque con langostino; no sólo al momento del accidente, sino desde el mismo momento en que dicho manual fue confeccionado y aprobado”.

Así, plantea que la evidencia reunida “sugiere que la escora previa al abandono de la embarcación podría estar relacionada con los efectos del criterio meteorológico de estabilidad que no fueron contrarrestados como indicaba el MEB dado que los cálculos de estabilidad del MEB distaban de la condición operativa real del buque”.

“Nosotros denunciamos que no había tenido pruebas de estabilidad antes de salir. Pero lo que no sabíamos y no nos podíamos imaginar es que era tan grosero el nivel de falta de estabilidad, porque se habían modificado también los libros”, indica Gabriela tras haber analizado en detalle el informe de la Junta.

Y completa que la conclusión arribada por los expertos da cuenta “que las modificaciones que sufrió el barco desde 2006 en adelante hicieron que se perdiera estabilidad” por lo que enfatiza que su hermano, el capitán del barco, al momento de desatada la tormenta “tomó decisiones sobre algo que no era real, lo cual es muy grave”.

Conocido el informe, la causa que se tramita en el Juzgado Federal Nº 2 de Rawson, a cargo del juez Gustavo Lleral, bajo la calificación de “homicidio culposo agravado por el número de víctimas” empezó a encaminarse y en las últimas semanas empezaron las declaraciones indagatorias a responsables de la firma armadora Ostramar -hijos de Luis Caputo, ya fallecido– así como también a integrantes de Prefectura y a responsables del operativo de rescate, entre otros.

“Ellos lo que han planteado son nulidades, cuestiones muy básicas, pero la realidad es que hay pruebas bastantes fuertes“, se esperanza Gabriela en torno al avance de las imputaciones al destacar que “uno de los miedos más fuertes” que tenían era que el juez cerrara la causa en la etapa de producción de prueba, “que quedara en la nada porque no hubo prueba suficiente”. Es que el combo de pericias incompletas y el “miedo” de algunos testigos por presentarse a declarar respecto a las condiciones es las que se encontraba el Repunte hacían peligrar su avance.

Leer también:

LA REPARACIÓN ECONÓMICA

Cuando se cumplieron cuatro años del hundimiento, solo dos familias de los siete tripulantes desaparecidos habían podido obtener el certificado de presunción de fallecimiento, paso clave para poder acceder a una pensión o cobrar el seguro y, al menos, afrontar el día a día con una mínima reparación económica ante tanto daño causado. Hoy, a cinco años, finalmente y tras otra larga lucha todas las familias lograron contar con los certificados.

De todas maneras, para muchas de ellas recién ahora se inicia el camino para poder acceder a una pensión mientras en paralelo en algunos casos están en marcha juicios contra las aseguradoras de riesgo de trabajo (ART) que no quisieron hacerse cargo de pagar lo que, ni más ni menos, les correspondía.

“A los oficiales (maquinistas, capitanes) le pagaban una parte bastante grande de su sueldo en negro, entonces las ART querían pagar a los familiares solamente la parte que estaba en blanco”, recuerda Gabriela y así explica que la mayoría decidió ir a juicio aun sabiendo que los plazos y los tiempo son sumamente extensos.

Leer también:

LA MEMORIA COLECTIVA

En el camino de una lucha que definen como “desigual y solidaria” -desigual por enfrentarse a un sistema que “siempre se benefició” con los hundimientos y solidaria por buscar que la realidad cambie y los barcos salgan en condiciones a navegar -, la memoria colectiva en torno a lo ocurrido siempre fue para las familias un punto a trabajar y abordar.

En ese marco, recientemente el Concejo Deliberante de Mar del Plata creó una “Semana de memoria a los tripulantes desaparecidos en el mar”, que va desde el 9 de junio hasta el 17 de junio, fechas en las que se produjeron tanto el hundimiento del Rigel como el Repunte, y en las últimas horas la legisladora nacional Romina del Plá (Partido Obrero) presentó en el Congreso de la Nación un proyecto de ley para que se declare el 17 de junio como “Día Nacional de los Trabajadores Caídos y Desaparecidos en el Mar”.

“Nosotras siempre trabajamos esta cuestión de la memoria, por eso los murales, por eso la muestra fotográfica itinerante con la que vamos por las escuelas, por eso tenemos una página. Para nosotros el tema de la memoria es sumamente importante, específicamente en los desaparecidos, por ellos, por sus familias y por los que siguen trabajando”, señala Gabriela.

Y plantea el motivo que impulsa esa otra parte de su lucha como familiares.  “Lo hacemos para que no sea solamente en Mar del Plata y no sean solamente los familiares del Repunte. Que esto a nivel nacional quede dentro de una currícula, que en cualquier escuela de la Argentina se pueda trabajar, que se sepa lo que pasa con el mar, con la industria pesquera, con sus trabajadores, la cantidad de derechos que no se respetan en la industria pesquera”.

Así, reflexiona que se debe “comenzar a mirar el mar” para cuestionar “qué pasa en el mar, quién maneja el mar, qué recursos trae el mar y la gran pregunta: por qué tantos trabajadores mueren y no hay un solo juicio”. Entonces, concluye: “Esto solamente va a cambiar en la medida en la que deje de pensarse como una problemática de un sector  y que le pasó a unos trabajadores y cuando empecemos a pensarlo desde otro lugar”.

HUNDIMIENTO DEL REPUNTE

El Repunte, buque con puerto de asiento en Mar del Plata, zarpó el 13 de junio de 2017 y se hundió el 17 de junio en operaciones de regreso a la costa de Rawson con doce personas a bordo, de las cuales solo Lucas Trillo y Julio Guaymas lograron sobrevivir.

En el operativo de búsqueda, hallaron los cuerpos de José Homs, Silvano Coppola y Jorge Gaddi, mientras que Gustavo Sánchez, Jorge Arias, Horacio Airala, Néstor Fabián Paganini, Claudio Islas, Isaac Cabanchik y Fabián Samite siguen desaparecidos. Desde ese día, las familias siguen buscando justicia.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios