Miércoles 25 de mayo | Mar del Plata
¡Seguinos!
05/01/2022

Petroleras en Mar del Plata: las posturas a favor y en contra del proyecto

Luego de concluido el estudio de impacto ambiental, la polémica por la exploración sísmica y la explotación petrolera en la costa bonaerense tomó todavía más voltaje.

Petroleras en Mar del Plata: las posturas a favor y en contra del proyecto
(Foto: archivo / Qué digital)

“Petroleras sí, petroleras no“, es un debate que desde hace meses se da en Mar del Plata pero que ahora, con la conclusión del estudio de impacto ambiental por parte del gobierno nacional y la habilitación para el inicio de las tareas de exploración sísmica en las cuencas marítimas bonaerenses, tomó todavía más relevancia. Qué dicen quienes se oponen y qué quienes defienden la sustentabilidad del proyecto.

Quizás la principal traba de la macroeconomía nacional pasa por estos momento por la falta de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en torno a la deuda externa tomada por el gobierno de Cambiemos y que el Frente de Todos se apresta a pagar. La necesidad de dólares para hacer frente a los pagos hace que proyectos como el de la explotación petrolera offshore en Buenos Aires -impulsado por el gobierno de Mauricio Macri- sea una vía para adquirir esas divisas necesarias.

¿Qué es lo que se aprobó? Se trata de la evaluación de impacto ambiental del proyecto llamado “Campaña de adquisición sísmica offshore argentina, Cuenca Argentina Norte (áreas CAN 108, CAN 100 y CAN 114)”, que implica en primer término estudiar esas cuencas del sudeste bonaerense con el método de la exploración sísmica -bombardeo sonoro del lecho- por parte de la empresa Equinor, asociada a YPF, para verificar la presencia de hidrocarburos y, en segundo término, proceder a su extracción mediante plataformas.

Leer también:

Sin embargo, numerosas son las voces en contra de la iniciativa que como tal presenta un nivel de riesgo, principalmente por sus potenciales consecuencias ambientales y sociales, vinculadas a un posible daño al ecosistema marino, las actividades productivas que se desarrollan como la pesca y el turismo, e incluso un posible derrame.

Además de la asamblea y partidos de izquierda que principalmente rechazan el extractivismo y más aún si responde al pago de la deuda externa, una de las organizaciones que se expresó al respecto fueron los representantes locales de la ONG Greenpeace, quienes junto a Jóvenes por el Clima, la Asociación de Surf y sociedades de fomento, formalizaron una presentación ante el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Plantearon, por un lado, que los “disparos sonoros” con sonidos de alrededor de 250 decibeles de la exploración sísmica tendrán impacto directo en la fauna marina y luego hacen foco en el potencial riesgo de derrames en caso de encontrar hidrocarburos y extraerlos en plataformas offshore.

Leer también:

Para argumentarlo, citan un estudio de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia, en el cual se estima la probabilidad de ocurrencia de derrames de petróleo y otros combustibles a partir de estadísticas de otros países como Estados Unidos y Brasil tomadas hasta 2019, y para distintas capacidades de producción. El estudio concluye que “para algunos niveles de producción estimados para la plataforma argentina, la ocurrencia de derrames es del 100%, incluso de derrames de gran magnitud, mayores a 1.000 bbl”.

Además, desde Greenpeace se centran en el potencial daño indirecto de seguir produciendo hidrocarburos y sus consecuencias en la generación de gases de efecto invernadero.

Pero volviendo a la exploración sísmica, la presentación que había frenado los plazos del estudio de impacto ambiental había sido la de distintas cámaras pesqueras. Al respecto, en 2021 desde la Intercámaras de la Industria Pesquera Argentina advirtieron: “El desarrollo de las prospecciones sísmicas sin dudas tendrán consecuencias en los diversos estadios de crecimiento biológicos, claves en el ciclo de vida de los organismos (larvas y poslarvas, prerreclutas, reclutas o juveniles) que cada especie detectable en el área a impactar desarrolla o desarrollará en el momento en que se realice la exploración”. Incluso, sostuvieron que tareas similares provocaron “profundos daños a la merluza del golfo de San Jorge”, en Santa Cruz.

Por su parte, luego de la aprobación ministerial del 30 de diciembre, desde el Instituto Argentino de Petróleo y Gas (IAPG) manifestaron su rechazo a cada una de las oposiciones al proyecto de instalación de petroleras en las inmediaciones de Mar del Plata. Sostienen que desde hace más de 90 años Argentina busca hidrocarburos en el mar, desde entonces se perforaron 187 pozos en el lecho marino y “sin incidentes ambientales significativos“.

Puntualmente, en lo que respecta a la exploración sísmica, aseguran que desde 1960 se perforaron 18 pozos en la costa bonaerense, el último en 1997 y relativamente cercanos a la costa. En esos intentos, aseguran, tampoco hubo algún “desastre ecológico”.

“La actividad pesquera enfrenta problemas propios relacionados con la presión sobre el recurso. Nada tiene que ver la actividad hidrocarburífera. Países que son potencias pesqueras, como Noruega, tienen desarrollos intensivos de gas y petróleo en el mar”, indicaron desde el Instituto en torno al rechazo del sector pesquero.

Leer también:

Además, descartaron que en el corto plazo los hidrocarburos sean reemplazados por energías renovables tal como promueven sectores ambientalistas, por lo que la demanda de esos recursos “va en aumento” y plantearon que las “energías limpias” no pueden ser más que un “complemento” para un abastecimiento sostenido. “Hoy no existe prácticamente ningún país en el mundo cuya matriz energética no tenga un mínimo de 70% de combustibles fósiles. Mucho menos, si hablamos de países industrializados”, sumaron y agregaron a modo de “margen de maniobra”, que Argentina “emite apenas el 0.6% de los gases de efecto invernadero”.

Además, remarcaron que las actividades de las petroleras se llevarán a cabo “a cientos de kilómetros”, en zonas donde el mar puede “alcanzar profundidades de hasta 4000 metros”, y el punto más cercano a Mar del Plata, agregan, es a 307 kilómetros. Y plantearon, por último, que el mar genera “el 30% del petróleo a nivel mundial” y que los incidentes son “cada vez menos y de menor importancia”.

 

Por su parte, tras el otorgamiento de la Declaración de Impacto Ambiental de las áreas Cuenca Argentina Norte (CAN) 100, CAN 108 y CAN 114, el secretario de Energía, Darío Martínez, destacó que el gobierno haya llevado adelante la audiencia pública y que con la aprobación “se dio un paso fundamental para más producción de gas viable para las y los argentinos”.

Además de remarcar que la exploración y explotación se lleva a cabo desde la década del 70 en el país, Martínez sostuvo que la producción offshore “es una fuente importantísima en reservas gasíferas, que representan el 18 % del gas que consumimos en nuestro país”.

Además, desde la Secretaría recalcaron que “no se han registrado ningún incidente de tipo ambiental ni accidentes con daños a la integridad física de los trabajadores en más de 50 años de desarrollo de offshore en Argentina”.

A NIVEL POLÍTICO

A nivel político, desde hace tiempo sectores del Frente de Todos se manifestaron en contra del proyecto para instalación de petroleras –como Patria Grande– y tras la aprobación del mismo, el propio intendente Guillermo Montenegro habló por primera vez -el 31 de diciembre- y anticipó una presentación ante la Justicia para que la generación de empleo en Mar del Plata “no sea a cualquier costo”.

Luego, la propia directora ejecutiva de la Anses, Fernanda Raverta, dijo que era necesario encontrar un “equilibrio” entre la generación de divisas y el cuidado del ambiente. “Sin cuidado del ambiente no hay desarrollo posible”, exclamó.

Leer también:

Lógicamente, al tratarse de un proyecto del gobierno nacional, a través de la empresa público-privada YPF en asociación con firmas extranjeras como Equinor y Shell, el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof se habían mostrado a favor en la presentación del proyecto de ley de “Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas” para “reglamentar mejor las condiciones offshore, que le van a permitir a Buenos Aires ser una provincia petrolera que es lo único que le falta”, expuso el primer mandatario.

Más allá de los expedientes oficiales y de la aprobación en vísperas de los festejos por el Año Nuevo, de quien todavía no se conocen declaraciones públicas es del propio ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, quien es además uno de los más apuntados por los asambleístas tras la audiencia pública y la decisión de dar por concluida la suspensión de plazos que se había dispuesto para el procedimiento de evaluación de impacto ambiental.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios